"Aquí favorecemos el doblez colonial y el juego criollo de las apariencias", dice Jaime Bedoya en su columna.
"Aquí favorecemos el doblez colonial y el juego criollo de las apariencias", dice Jaime Bedoya en su columna.
Jaime Bedoya