Un 22 de febrero nació la beatlemanía
Un 22 de febrero nació la beatlemanía

Hace 56 años nació oficialmente la beatlemanía, en el aeropuerto de Heathrow, en Londres. Anteriormente, existía una fanaticada importante de los Beatles. Pero todavía este fiel séquito se mantenía dentro de los parámetros ‘normales’ como afición.

Sin embargo, el 22 de febrero de 1964, los Beatles regresaban a la capital de su país natal luego de su primera gira en Estados Unidos, tour que marcó un antes y un después en sus carreras, pues en aquella gira ocurrió el debut de los muchachos en el Ed Sullivan Show. Este fue un gran paso hacia el reconocimiento internacional que ningún otro artista británico había logrado nunca.

Los Beatles interpretaron canciones en vivo como I Want to Hold Your Hand, I Saw Her Standing There y She Loves You frente a una audiencia televisiva de 73 millones de personas. Es decir, el 40% de la población estadounidense. En octubre del año anterior, Ed Sullivan vio el recibimiento de los muchachos luego de una gira por Suecia en el mismo aeropuerto de Heathrow, en Londres. Al ver cómo el grupo de Liverpool era acogido por un eufórico mar de seguidores, decidió darles su momento en el programa.

Hasta ese entonces, el pico en la historia del Ed Sullivan Show había sido la aparición de Elvis, en 1956, performance que fue superada ampliamente por los Beatles en términos de rating. La repercusión de la nueva etapa de los Beatles como superestrellas mediáticas llegó hasta el aeropuerto de Londres, en donde los muchachos fueron recibidos a lo grande por más de 12 mil fans. Fue la primera vez que se constató la existencia de la beatlemanía en carne y hueso.

Las grabaciones de aquel día muestran a fanáticos durmiendo en el piso para conseguir sitios de primera fila, como si se tratara de la cola de un concierto. Pero en este caso solo era para verlos bajar del avión. Cynthia Lennon relata: “En Heathrow había un pandemonio. Miles de fanáticos habían llegado de toda Gran Bretaña y cualquier pasajero común que esperaba viajar ese día tenía que darse por vencido”. Los Beatles despegaron rumbo a su nueva aventura sin saber lo que se venía.

Paul McCartney cuenta: “Había millones de chicos en el aeropuerto, lo que nadie había esperado. Lo escuchamos en el aire. Había periodistas en el avión, y el piloto llamó por delante y dijo: ‘Diles a los muchachos que hay una gran multitud esperándolos’. Pensamos: ‘¡Wow! Dios, realmente lo hemos logrado’”. Los Beatles realizaron el tour norteamericano para regresar solo 15 días después a Londres. Los muchachos habían conquistado Estados Unidos con su música y carisma, pero eso fue solo el inicio virtual de la beatlemanía. La fiebre se concretó físicamente a su regreso, cuando tuvieron que utilizar escoltas de máxima seguridad, como las de la realeza, para poder atravesar la muchedumbre del aeropuerto.

Acompañando a los Beatles se encontraba también su icónico mánager Brian Epstein.

Al amanecer de aquel día, el avión Boeing que trasladaba a los músicos llegó a una escena masiva de lágrimas y carteles que rezaban las frases “Bienvenidos a casa” y “Los amamos, Beatles”. De pronto, salieron del avión los cuatro muchachos con 20 años de edad recién cumplidos, para contemplar su logro. La emoción en sus rostros al comprobar la histeria colectiva nunca antes vista resume el momento en que los Beatles pasaban a ser un fenómeno más que una banda.

Dieron una conferencia de prensa en el salón VIP del aeropuerto y, al finalizarla, ya había varias fanáticas desmayadas por la emoción o por la masa de personas que empujaban las rejas. Al final, los fans burlaron la seguridad y persiguieron el auto a pie. El aeropuerto de Heathrow jamás había sido epicentro de un evento tan descabellado como este. La beatlemanía fue la primera histeria colectiva de la historia universal. Tanto así que los Beatles parodiaban el saludo de Hitler cuando veían semejante masa de gente aclamándolos. Solo comparable con los multitudinarios desfiles del tercer Reich.

Es admirable cómo cuatro jovenzuelos pudieron soportar mentalmente algo tan inverosímil pero a la vez real. Con razón John Lennon dijo: “Nuestra juventud se fue con los Beatles”. //