Cuarenta años de The Wall, uno de los mayores álbumes conceptuales del rock. Lee la columna de Pedro Suárez-Vértiz.
Cuarenta años de The Wall, uno de los mayores álbumes conceptuales del rock. Lee la columna de Pedro Suárez-Vértiz.
Pedro Suárez Vértiz

Los proyectos musicales que responden a este nombre son aquellos cuyas canciones tienen un concepto en común. Puede ser una misma temática compartida en las letras o un mismo patrón armónico y melódico. Esto último conlleva a que los álbumes conceptuales sean un tema atractivamente complejo en el ámbito musical, debido a su “personalidad”.

Hablaremos de un disco que expone poderosamente su conceptualismo.

Hoy, 30 de noviembre, se cumplen 40 años del lanzamiento del que quizá sea no solo uno de los mejores álbumes conceptuales de todos los tiempos, sino de los mejores álbumes musicales en general:

fue el genio detrás de este proyecto que hoy es considerado un disco mítico en la historia del rock. La acogida que recibió The Wall fue de primeros puestos en varias listas de distintos países. Gracias a las 33 millones de unidades vendidas alrededor del globo, es el álbum doble más vendido en la historia. Un tercio de estas ventas se generaron únicamente en Estados Unidos.

Waters tuvo la dirección creativa, pero sin duda no habría podido lograr tanto éxito sin la ayuda del productor Ezrin y de David Gilmour, el extraordinario guitarrista de Pink Floyd. Con este disco, la banda levantó aún más su nombre en el oído público, pues la propuesta que venía trayendo en sus últimos proyectos despertaba poderosamente el interés de todo melómano.

The Dark Side Of The Moon, Wish You Were Here y Animals fueron los últimos tres discos previos a The Wall por parte de la banda inglesa. Estos son unos de los más reconocidos del mundo. Le dejaron la valla altísima a The Wall y aun así se llegó a cumplir con lo esperado. The Wall no solo se encapsuló en la dimensión musical, sino que sirvió de inspiración para crear una película homónima tres años más tarde, hoy considerada de culto. La dirección fue del británico Alan Parker, quien trabajó con Roger Waters para que este escribiera el guion.

La película no es fácil de digerir, pero esto la vuelve más interesante para los que se animan a dejarse llevar por las sombrías metáforas visuales que se presentan en pantalla y logran seguir así la historia a través de la música. No es un musical tradicional en el cual se relata una historia que utiliza como herramienta canciones para explicarse. Este filme es escaso en diálogos y permite que el repertorio musical del propio álbum narre subconscientemente la trama y se pueda percibir la historia de una manera parecida a la que se puede entender escuchando The Wall.

Roger Waters creó un personaje llamado Pink, el cual es una estrella de rock imaginaria que revive algunos episodios pasados de Waters. El bajista perdió a su padre en la Segunda Guerra Mundial y atravesó una infancia dura debido a la sobreprotección de su madre. A esto se suma el rencor que le tenía Waters al colegio porque sentía que el sistema educativo era muy opresor.

Acompañando estos problemas hallamos también el uso de drogas y múltiples descontentos emocionales. Todos estos factores construyen finalmente el pasado y experiencia de Pink, el personaje principal de The Wall, interpretado por un joven Bob Geldof.

El tema más escuchado del álbum es Another Brick In The Wall Pt. 2 y, como describe el nombre de la canción, todos estos problemas mencionados son para Pink como ladrillos que construyen un muro alrededor de él y que, al fin y al cabo, lo separan del mundo exterior, encerrándolo en una desconcertante soledad y autoaislamiento.

El aniversario número 40 de The Wall de Pink Floyd ha llevado a que se den numerosos conciertos tributo del álbum. Los paralelismos que se hayan entre el personaje principal y su creador lo convierten en un particular caso de alter ego notable en la historia del rock.

The Wall, finalmente, es el “bioaudio” (y luego biopic) de Roger Waters con un alto contenido filosófico y gran experimentación sónica. Aunque en los últimos años sus posturas políticas controversiales y su manera de criticar a los Gobiernos de distintos países han dividido muchísimo a sus seguidores, igual es un genio que logró la loable identificación de todos los que se sienten aislados del mundo. //