Cada noche instala el potente aparato y una cámara fotográfica y hace aparecer figuras de mujeres haciendo gestos de fuerza con los brazos o frases reflexivas.
Cada noche instala el potente aparato y una cámara fotográfica y hace aparecer figuras de mujeres haciendo gestos de fuerza con los brazos o frases reflexivas.
Rafaella León

Desde su ventana, en un edificio de la calle 22 con Broadway, en el centro de la siempre bulliciosa Manhattan, Ana de Orbegoso observa en silencio la ciudad detenida por el virus. Los organismos internacionales de salud han catalogado al estado de como el ‘epicentro’ del , al concentrar la mayor cantidad de contagiados (92.381) y una cifra de muertos que supera lo esperado: 2.373 (cifras al viernes 3 de abril). El Central Park es ahora un gran hospital de techos de lona y decenas de camiones esperan en las veredas para el traslado de cuerpos. “Esto explosionó en un mes, a comienzos de marzo. No nos imaginamos que iba a correr como pólvora. Nadie sabía cómo reaccionar, no hubo tiempo de reflexionar hasta dónde llegaba la repercusión de esto; el mundo estaba todavía un poco lejos”, nos dice al teléfono.

Desde esa misma ventana, con vista al Empire State, la artista peruana (Vírgenes Urbanas; La última princesa inca), residente en esa ciudad por casi 30 años, ha decidido comunicar mensajes que inviten a la reflexión; sin tinta ni lienzo. Su herramienta de trabajo es un proyector de imágenes que apunta a los edificios que tiene al frente. Cada noche instala el potente aparato y una cámara fotográfica y hace aparecer figuras de mujeres haciendo gestos de fuerza con los brazos o frases reflexivas (todas con el hashtag #reconnect; reconectar, en español). “El artista siempre se adapta al terreno. Veo desde aquí mi calle y parece un domingo de verano en el cual la gente ha salido de la ciudad. Cuando empezaron las ferias de arte hace alguna semanas, toda la gente venía de afuera. Ya estando en el evento, no se sabía mucho. Ahora el temor es si alguien se enferma y si lo van a poder atender, si habrá camas suficientes”.

Su herramienta de trabajo es un proyector de imágenes que apunta a los edificios que tiene al frente.
Su herramienta de trabajo es un proyector de imágenes que apunta a los edificios que tiene al frente.

Todas las mañanas escucha por televisión al gobernador de NY, Andrew Cuomo, dar mensajes a la gente, noticias que buenas o malas hacen saber a los habitantes que hay alguien a cargo. No han sido pocos quienes han recordado las dos últimas crisis que samaquearon la ciudad en circunstancias parecidas. “El 11 de setiembre fue un antes y un después para todo Occidente. Un año después hubo un apagón de 48 horas. Esos dos eventos cambiaron al neoyorquino, siempre muy encajonado en su propio mundo; empezó a tener empatía”. El coronavirus es una tercera crisis, y no la esperaban con tanta agresividad.

Mientras espera que la ola del virus se aleje de Nueva York, prepara una muestra de videoarte que tiene programado traer a Lima en agosto. “Es un trabajo que tiene que ver con los derechos de equidad de la mujer, inspirado en las marchas feministas. Son retratos proyectando fotos de las marchas y afiches de protesta”. Piensa en sus anteriores muestras, instalaciones itinerantes que viajan por muchas ciudades del mundo (sus vírgenes urbanas, fotografías inspiradas en cuadros virreinales de la virgen, transitaron por 36 ciudades y pueblos del Perú), todas clásicos iconográficos que siguen con vida. Piensa también en la vida que el neoyorquino va a recuperar. “Acá la gente siempre se preocupa por su salud, hay una cultura muy fuerte de bienestar físico, espiritual y material. Pronto saldremos de esto”.

El Comercio mantendrá acceso libre a todo su contenido relacionado al coronavirus.

------

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que la covid-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

¿Debo usar mascarilla para protegerme del coronavirus?

Si no tiene síntomas respiratorios característicos del covid-19 (tos) ni debe cuidar de alguien que esté infectado, no es necesario llevar una mascarilla. La OMS recomienda evitar su uso, debido a que en esta pandemia, estos implementos puede escasear. Ahora, recuerde que si usa uno, este es desechable; es decir, solo se puede utilizar una vez.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Nueva York supera las 4.000 muertes (05/04/20)