Foto: Talía Vargas / Asociación Nacional Paralímpica del Perú.
Foto: Talía Vargas / Asociación Nacional Paralímpica del Perú.
Oscar García

Redactor en la revista Somos

oscar.garcia@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La historia ocurrió el 2017 cuando el recién formado Comité de Parataekwondo del Perú se vio en la tarea singular e inversa de tener que salir a buscar para-atletas para formar. Eran un comité creado con miras a pero sin deportistas. En disciplinas más convencionales funciona al revés: el deportista es el que busca a la federación, pero el parataekwondo era algo tan nuevo entonces que había que hacer primero un poco de evangelización.

MIRA: Angélica Espinoza consigue medalla de oro para el Perú tras vencer en la final de parataekwondo

Miembros de ese comité eran Delicia Paredes, cinturón negro, cuarto dan, miembro de la Federación Peruana de Taekwondo, e Yvonne de la Cruz, quienes se tomaron la tarea de buscar incansablemente en los centros de rehabilitación, sondear entre las personas con discapacidad de las fuerzas armadas, en academias y eventos. Cualquier dato ofrecido era bueno y así fue como llegaron un día hasta la piscina del Campo de Marte.

Angélica Espinoza ganó el oro en Para taekwondo. (Foto: GEC)
Angélica Espinoza ganó el oro en Para taekwondo. (Foto: GEC)

Entrenando en el deporte de paranatación encontraron a una joven con mucho potencial, de sonrisa tímida, que se presentó ante ellas como . Una discapacidad de nacimiento la había privado de un brazo pero tenía la misma energía competitiva de las mejores. “La invitamos a que conociera la escuela de taekwondo y se enamoró”, es lo que recuerda Delicia Paredes de Espinoza, que

Como si fuera una película, Espinoza parecía una predestinada para las artes marciales. Un talento natural al que solo había que dirigir en la dirección correcta. Al mes de empezar con los entrenamientos en una escuela en Caminos del Inca, ya ganaba su primera medalla de oro en Costa Rica, en un campeonato, luego de ganarle a Cuba y México. A partir de esos resultados, el IPD empezó a contribuir con una subvención para Espinoza y otros parataekwondistas, para que puedan costearse pasajes y alimentación.

Angélica Espinoza rodeada de Delicia Paredes e Yvonne de la Cruz, las peruanas que la descubrieron. Ambas forman parte del Comite de Parataekwondo, encargado de reclutar a atletas para esta disciplina. (Foto cortesía Delicia Paredes).
Angélica Espinoza rodeada de Delicia Paredes e Yvonne de la Cruz, las peruanas que la descubrieron. Ambas forman parte del Comite de Parataekwondo, encargado de reclutar a atletas para esta disciplina. (Foto cortesía Delicia Paredes).

El talento no es la única garantía para sobresalir en el deporte, desde luego. La disciplina, el compromiso y el esfuerzo en el entrenamiento son el gran diferencial. “Usualmente un deportista de selección primero pasa por cinturón blanco, amarillo, verde, azul, rojo hasta llegar a negro, una carrera que puede durar tres o cuatro años. En este caso, los chicos de parataekwondo fueron directo al alto rendimiento y en el camino se fueron formando. Pero Angélica tiene talento y es muy comprometida y, sobre todo, competitiva. Cuando se pone un objetivo para ella es lo único que hay”, dice Paredes.

Algo de especial de la preparación de Espinoza para estos juegos paralímpicos es que casi la totalidad de su preparación se hizo virtual. “Ella gana su primera medalla en Costa Rica y de inmediato nos llegó la pandemia. Así que este año y medio de preparación ha sido de una forma virtual. Ella entrena de 7 a 11 de la mañana, ahí hace su entrenamiento técnico táctico, su preparación física, sus charlas con el psicólogo, el nutricionista”.

CONDICIONES PARA HACER PARATAEKWONDO

Para aprender parataekwondo no se necesita acudir a una academia especial, dice Delicia. La enseñanza que se imparte a los para-atletas es la misma que la de cualquier alumno de taekwondo y todas las academias afiliadas a la federación peruana de este deporte están en la capacidad de acoger a alumnos con alguna discapacidad.

Angélica Espinoza durante los juegos paraolímplicos Lima 2019. (Foto: Legado/Paul Vallejos/
Angélica Espinoza durante los juegos paraolímplicos Lima 2019. (Foto: Legado/Paul Vallejos/

“Es el mismo deporte, solo que en su caso, no se permite patadas a la cabeza”, precisa Paredes. La modalidad kuragi se reserva a las personas con alguna discapacidad física, como amputación, y la modalidad poonsae (hacer formas) se reseva a las personas con discapacidad neurológica. Si algún para-atleta quiere seguir la ruta de Angélica, puede contactarse con la Federación. El único requisito es tener su carnet del CONADIS.

Para quienes han seguido el proceso de Angélica, desde que la encontraron en una piscina del Campo de Marte e ingresó a una escuela de taekwondo por primera vez hace cinco años, lo que ha sucedido con ella es el resultado de cuando el talento y esfuerzo van de la mano. Esta medalla se veía venir dados sus grandes resultados de este año en México y el Líbano, en donde se midió con las mismas chicas a las que hoy derrotó, siempre con humildad, sobre un tatami de Tokyo.

VIDEO RECOMENDADO