PRIMER ACTO. Gustavo Paredes Guerrero y los actores de la subgerencia de Educación y Cultura de la Municipali¬dad Provincial de Huaura representan un encuentro entre el pueblo huachano y el libertador. La locación es la casona que sirvió de cuartel a San Martín y que alberga el famoso balcón. (Foto: Luis MIranda)
PRIMER ACTO. Gustavo Paredes Guerrero y los actores de la subgerencia de Educación y Cultura de la Municipali¬dad Provincial de Huaura representan un encuentro entre el pueblo huachano y el libertador. La locación es la casona que sirvió de cuartel a San Martín y que alberga el famoso balcón. (Foto: Luis MIranda)
Luis  Miranda

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

es una enorme provincia de Lima ubi­cada entre Huaral y Ba­rranca pero también es un pueblo que se precia de ser cuna de la Inde­pendencia. Cada noviembre, decenas de actores y voluntarios se pintan bigotes y patillas con betún o se con­siguen trajes de época para conme­morar el desembarco del héroe de origen extranjero más querido por los peruanos. Y es que en este lugar, vecino a Huacho y donde se prepara el auténtico licor de guinda, se levan­ta la casona que sirvió de cuartel mi­litar a

LEE: De los hippies a la Generación B: quién es quién en la historia de la juventud peruana

Todos la conocen porque aquí, en plena Plaza de Armas, cuelga sujeta­do por más de 200 años de historia el famoso balcón en el que el gene­ralísimo proclamó la independencia del Perú. Varias placas oficiales pe­gadas a sus muros lo reconocen. Los huaurinos no olvidan que el hombre de las gruesas patillas y el mentón partido pasó ocho meses allí. Los edificios que le sirvieron de cuartel y morada aún están en pie.

Por eso cada 12 de noviembre se es­pera como una fiesta patriótica (cabe precisar que el largo desembarco de soldados ocurrió entre el 10 y el 13 de ese mes). Los murales que recuerdan pasajes de su vida en el Perú vuelven a repintarse y el pueblo se vuelca a playas como Végueta para observar a actores muy comprometidos en su pa­pel realizar un desembarco en botes de pescadores.

Huacho, Huaura, Végueta y otras localidades realizan escenificaciones de la llegada del libertador. (Foto: Luis MIranda)
Huacho, Huaura, Végueta y otras localidades realizan escenificaciones de la llegada del libertador. (Foto: Luis MIranda)

El argumento es similar en las dos actuaciones grandes que vimos este año. El libertador aparece en la playa junto a su escolta uniformada y un gru­po de pobladores se lanza a darle rega­los y frases de gratitud. Le regalan has­ta un poncho y un caballo que el actor monta con gallardía hollywoodense. El recorrido del comandante abarca los lugares históricos que aún permanecen en pie pero que desgraciadamente no están conservados.

A CABALLO. Alberto Cabezas es el actor designado por la municipalidad de Végueta para encarnar al generalísimo. El distrito asegura que el libertador desembarcó en Huaura por sus playas. (Foto: Luis Miranda)
A CABALLO. Alberto Cabezas es el actor designado por la municipalidad de Végueta para encarnar al generalísimo. El distrito asegura que el libertador desembarcó en Huaura por sus playas. (Foto: Luis Miranda)

Huaura fue una de las villas españo­las más hermosas del norte, aunque de eso queda muy poco. Es clamorosa la falta de visión de sus sucesivos alcaldes.

MIRA; Los biodigestores que proveen biogás y fertilizantes a comunidades ganaderas a nivel nacional

Recordemos que aquí se guardaba la bandera auténtica creada por San Mar­tín, la de los triángulos rojos y blancos, hasta que el grupo terrorista MRTA la robara. Luego de su recuperación, di­cho estandarte no regresó a Huaura y se encuentra en Lima, en manos del Estado peruano.

Su retorno a Huaura es clamor de este pueblo, que se precia de ser uno de los más patriotas del país, pero que a 200 años casi de la Independencia aún sufre por carencia regular de agua en sus ca­ñerías. En su himno se escucha la frase: “Huaura, cuna de la independencia”.

PEQUEÑOS PRECURORES. Luis Enrique, de 12 años; y Jimena Sofía, de 10, hijos del historiador Luis Hoces, reviven el sueño de San Martín. (Foto: Luis Miranda)
PEQUEÑOS PRECURORES. Luis Enrique, de 12 años; y Jimena Sofía, de 10, hijos del historiador Luis Hoces, reviven el sueño de San Martín. (Foto: Luis Miranda)

En la película El encuentro de Gua­yaquil, hecha en Argentina para el bi­centenario de ese país, hay una escena donde el general hace la histórica pro­clamación y se menciona a Huaura. Es más, el Parlamento Latinoameri­cano y Caribeño –además del Congreso peruano– ha reconocido a la villa nor­teña como Ciudad Emblemática del Bi­centenario.

De hecho, el Ministerio de Cultura ya empezó a trabajar en la casona del balcón para dejarla totalmente restau­rada. Dicho monumento cuenta con patios y jardines interiores. Y es que en dicho balcón José de San Martín proclamó la independencia del Perú un 27 de noviembre de 1820. Son 200 años ya y los huaurinos, huachanos, veguetanos y todos los gentilicios de esta provincia viven un bicentenario adelantado que ya quieren compartir con todo el país. //

TURISMO PATRIÓTICO

-Una campaña creada por la región Lima propone que todos los peruanos acudan a Huaura a conocer la famosa casona y el balcón de la Independencia.

-Huaura guarda monumentos de cinco mil años de antigüedad, como Bandurria y Vichama.

-Visite las reabiertas Lomas de Lachay, las playas de El Paraíso y las albuferas de Medio Mundo.

-Que el brindis sea con licor de guinda, el desayuno con salchi­cha de Huacho y el almuerzo con el famoso ceviche de pato aderezado con ají arnaucho y naranja agria.


VIDEO RECOMENDADO

Generación del Bicentenario: Una manifestación liderada por jóvenes