Jorge Chávez Noriega

Son tres las recomendaciones que más se repiten en estos días de : distanciamiento social, uso de mascarillas y lavado frecuente de manos. Esto último, sin embargo, resulta más que complicado para el millón de personas de Lima Metropolitana y el Callao que dependen de una red de camiones cisterna administrada de forma tercerizada por Sedapal, para que así puedan abastecerse de .

Esta realidad es la que pone en evidencia, a través de imágenes y videos de una crudeza impactante, el fotógrafo Musuk Nolte con el proyecto “Historia del agua en un desierto”, financiado por el Pulitzer Center y el fondo de emergencia en el contexto del COVID-19 para periodistas de National Geographic Society.

CONTENIDO PARA SUSCRIPTORES: Mascotas en apuros: historias de médicos veterinarios al rescate durante la pandemia

“En esta pandemia, Sedapal ha hecho un esfuerzo por llevar agua de forma gratuita a las zonas más alejadas de Lima, pero ha sido insuficiente. La empresa solo tiene 41 camiones cisterna, a las que se suma una red privada de vehículos para transportar el líquido, pero sin regulación tarifaria”, comenta Musuk, quien realizó un trabajo de campo por casi cuatro meses en los extremos norte y sur de Lima, recorriendo asentamientos humanos de los distritos de Santa Rosa y Villa María del Triunfo.

“Las personas tienen que esperar que, una vez por semana, el camión llegue para distribuir el agua, guardarla en reservorios y comenzar a dosificarla. La falta de conexiones e infraestructura lo hace más difícil”, añade.

Para conocer toda la magnitud de la investigación, ingresar a . //

VIDEO RECOMENDADO

Rotura de tubería inunda más de 15 viviendas en Puente Piedra