Arturo León

1. Anderson Cueto. En el 2007, el nombre del club Lech Poznan se escribía tanto como el de Real Madrid en las redacciones deportivas de nuestro país. Ese año, tres jugadores peruanos compartían vestuarios en el equipo polaco: Henry Quinteros, Hernán Rengifo y Anderson Cueto. Este último arribó con solo 18 años. A diferencia de sus compatriotas, en Perú nadie lo conocía. Se sabía que pertenecía a las divisiones menores de Sporting Cristal y no mucho más. Fue llamado al Sudamericano Sub 20 del 2009, que contaba con jugadores hoy conocidos por todos: Reimond Manco, Adrián Zela, Aldo Corzo, Luis Trujillo, Joel Sánchez, Damián Ísmodes, Luis Advíncula, entre otros. Cueto jugó dos partidos sin destacar demasiado. El equipo tampoco lo hizo: no sumó puntos.

Se veía que era un zurdo técnico, con buena pegada y habilidad para dejar atrás defensores, pero nunca dio un salto de nivel importante. De hecho, en el 2010 volvió al Perú (con la camiseta de Sporting Cristal) y nunca fue llamado a la selección mayor. Ha pasado por varios equipos, en ninguno ha sido una figura destacada y su último club fue Piratas FC. La mejor temporada que registra (2017) la jugó con Sport Victoria en la Segunda División: marcó siete goles en 24 partidos.

2. Joazinho Arroé. “Niño peruano de 14 años fue fichado por el Siena de Italia”, titulaba un cable de la agencia de noticias EFE el 25 de mayo del 2007. Ese niño era él: Joazinho Arroé. Cuando integraba la Sub 15 de la Selección Peruana, Arroé destacaba por su gran velocidad, técnica y eficiencia de cara al gol. De hecho, el empresario que se encargó de llevarlo a Europa fue el mismo que cerró el traspaso de Messi al Barcelona. Su nombre es Fabián Soldini. Con él, Arroé no solo pasó pruebas en el Siena, también lo hizo en Real Madrid, Roma, Napoli y Lazio.

“No quisieron cumplir con las condiciones que, como niño, requería: que vaya con la familia a vivir allá. Los cuatro clubes querían que viaje solo a un internado. El Siena, en cambio, si nos dio todas las facilidades”, acotó su madre en aquel entonces. Cuatro años después de estar en Italia, Arroé regresa al Perú a buscar continuidad. Primero estuvo en Alianza Lima, luego pasó por Sporting Cristal, fichó por San Martín, se cambió al Real Garcilaso, jugó una temporada en Sport Boys y ahora de nuevo está en el club íntimo. Su mejor año fue con el equipo cusqueño. Ahí marcó 9 goles en 35 partidos.

Nunca llegó a la Selección mayor (todavía lo puede hacer) pero sí jugó el Sub 20 del 2011 donde, de nuevo, no nos fue bien.

3. Andrés Vásquez. Primero vimos su espectacular gol de ‘rabona’ y después nos enteramos que había nacido en Breña. Fue tan espectacular el tanto del mediocampista zurdo que su ‘chapa’ tiene que ver justamente con la técnica que utilizó para mandar, aquel 2007, la pelota al fondo de la redes. Desde muy chiquito vivió en Suecia, por eso su debut lo hizo en el equipo de IFK Goteborg. Hasta allá viajó Chemo del Solar para preguntarle si quería jugar por la selección, pero Andrés Vásquez desistió. ¿Por qué? Esto fue lo que dijo hace un par de años al portal peruano “Malmenor”:

“En ese tiempo la selección tenía problemas con el presidente de la FPF y los jugadores salían a la discotecas. Mi intuición me decía que no era un proyecto serio y esa fue la peor clasificatoria de años. Aunque hoy en día pienso que debí aceptar jugar por Perú. Me hubiese gustado vestir la blanquirroja. ‘Chemo’ se decepcionó con la respuesta que le di”.

Aunque parecía que llegaría a hacer buenas temporadas en Europa, ‘Rabona’ nunca destacó después de su recordado golazo. Estuvo entre Suecia y Suiza, lo convocaron a un partidos de la Sub 21 sueca y no mucho más.

4. Pier Larrauri. No sé qué tendrá que pasar para que el Bayern Múnich vuelva a fichar a un peruano de 13 años. No porque no exista talento en nuestro país, sino porque el club alemán tiene una red de scouts por todo el mundo que se encargan de buscar a las futuras promesas del fútbol. En el año 2007, cuando era solo un chico que jugaba en las divisiones menores de Esther Grande de Bentín, Pier Larrauri viajó a Alemania para unirse a las filas del equipo bávaro. Sin embargo, no duró mucho tiempo ahí. “Me prometieron que iban a traer a mi mamá y a mi hermano, pero a mitad de año me dijeron que no, que eso era mucho gasto. Como era joven, regresé al Perú”, contó Larrauri, quien nació en Italia y es hijo de un italiano con una peruana.

Años después pasó por Inglaterra y México, pero regresó al Perú en el 2013 para jugar con Sporting Cristal. Hoy está en Cienciano del Cusco.

En la selección mayor nunca jugó, pero tiene 25 años y podría ser llamado por Gareca. Donde si vistió la ‘Blanquirroja’ fue en el Sudamericano Sub 17 de 2011, aunque no vio mucha acción.

5. Roberto Merino. Otro zurdo que allá por el 2008 nos ilusionaba con su juego. Era bajito, rápido y pícaro. Jugaba como ’10′ y se mostraba como un asistidor bastante correcto. Militaba en la Segunda División de Italia, vestía la camiseta del Salernitana y Guillemo del Solar lo convocó para las Eliminatorias Rumbo a Sudáfrica 2010. Él sí llegó, pero tuvo un paso muy fugaz. Tan solo disputó 44 minutos en la derrota que sufrimos en Lima contra Ecuador y luego nunca más se enfundó la ‘Blanquirroja’. ¿Estuvo a la altura de lo que se esperaba? No. En el 2011, Merino -que algunos apodaban ‘Meridona’ en alusión al jugador argentino más famoso de la historia- regresó al Perú para jugar con Unión Comercio. También pasó por Juan Aurich, Deportes Tolima, UTC de Cajamarca y Unión Comercio.