Game of Thrones era una de las favoritas en la ceremonia de los premios Emmy, que se llevó a cabo el último domingo. (Foto: AFP)
Game of Thrones era una de las favoritas en la ceremonia de los premios Emmy, que se llevó a cabo el último domingo. (Foto: AFP)

Escriben y

​La gala del domingo de los premios fue especial. No hablamos de la gran bienvenida de Homero Simpson a la ceremonia o la aparición del entrañable Bryan Cranston. Ni mucho menos del adelanto de El Camino. Una película de Breaking Bad, próxima a estrenarse en Netflix.

Nos referimos a los ganadores de la ansiada estatuilla a lo mejor de la televisión. Alguna de ellas, evidentes. Otras; sin embargo, sorprendieron -y no fue tan grato. Los periodistas y conversan sobre los puntos claves de la ceremonia. 

-PREMIO CONSUELO-
Lo de “Game of Thrones” estaba cantado, Vane. A pesar de que su última temporada no fue la mejor, se llevó el premio a Mejor Serie Dramática y se convirtió en el programa con más Emmys de la historia. ¿Merecido? Nadie puede negar el enorme legado que le deja a la pantalla chica, pero el último año hubo producciones que la superaron en calidad de guion e interpretaciones. Un claro ejemplo es “Better Call Saul” (la gran olvidada de la noche), con el genial Bob Odenkirk mostrándonos la evolución de Jimmy Mcgill antes de convertirse en Saul Goodman. Incluso, “Ozark” me pareció tener un nivel superior a GOT, pero al menos tuvo el reconocimiento de Mejor Dirección.

Game of Thrones se llevó el premio más importante de la noche: Mejor Serie. El galardón ha generado controversia. (Foto: AFP)
Game of Thrones se llevó el premio más importante de la noche: Mejor Serie. El galardón ha generado controversia. (Foto: AFP)

Totalmente, Jorge. Siendo la última ceremonia en la que "Game of Thrones" y su elenco iba a estar presente, era evidente que algunos galardones ya tenían su nombre. Al igual que tú, tampoco estoy de acuerdo con que GoT haya ganado el premio más importante con una temporada tan mala –en comparación a otras entregas. Peor aun teniendo como competidores a series como "Ozark" (con una brillante segunda temporada) y "Better Call Saul" (una cuarta entrega que está al nivel -o incluso mayor al- de "Breaking Bad").

-JUSTO RECONOCIMIENTO-
Si bien “Game of Thrones” no resultó en su temporada final lo que sus fanáticos esperamos, tuvo algunos puntos a resaltar. Entre ellos tenemos la actuación de Peter Dinklage, quien, si bien no tuvo el protagonismo de anteriores temporadas, supo sacar lo mejor de Tyrion Lannister una vez más. Se me vienen dos escenas en mente: la despedida de su hermano Jaime, que me conmovió, y el monólogo del capítulo final, que me hizo recordar al buen orador que siempre fue su personaje. Además, Dinklage es de los pocos actores de GOT que, temporada a temporada, demostró tener una calidad interpretativa que supo sostener en el tiempo. El cuarto Emmy que ganó anoche es un premio a su talento y esfuerzo.

Peter Dinklage se lleva su cuarto Emmy a Mejor actor de reparto en serie dramática. (Foto: AFP)
Peter Dinklage se lleva su cuarto Emmy a Mejor actor de reparto en serie dramática. (Foto: AFP)

Pese a que los guionistas restaron trascendencia –e incluso, tiempo en pantalla- al papel de Peter Dinklage, es innegable su nivel actoral. Digamos que ese Emmy fue el cierre ideal a un personaje que lo ha acompañado por casi ocho años. Aunque, si me peguntas, prefiero quedarme con Tyrion Lannister de las cuatro temporadas iniciales. Un sujeto que encantaba con su inteligencia y sentido del humor.

-PURO TALENTO-
Otra cosa que me gustó de la última gala de los Emmy, Vane, es el premio que recibió Julia Garner. Ni de cerca era la favorita de la noche. Lena Headey, Sophie Turner y Maisie Williams se perfilaban por delante de ella para llevarse el galardón de Mejor Actriz de reparto. Sin embargo, los miembros de la Academia de la Televisión votaron por ‘Ruth’, el potente personaje que interpreta en la serie de Netflix “Ozark”. Ya desde la primera temporada había llamado la atención por asumir el papel de una chica decidida y astuta para los negocios ilícitos, pero con profundos dilemas morales. Sin duda, bien merecido su premio.

Julia Garner se llevó el premio a Mejor actriz de reparto en serie dramática por su papel de Ruth en Ozark, la serie de Netflix. (Foto: AFP)
Julia Garner se llevó el premio a Mejor actriz de reparto en serie dramática por su papel de Ruth en Ozark, la serie de Netflix. (Foto: AFP)

La segunda temporada de "Ozark" ha empoderado a sus personajes femeninos. La serie es más coral y el reflector ya no recae sobre Martin Bryde. De hecho, uno de los puntos más fuertes es Ruth Langmore (Julia Garner). Su personaje ha crecido tanto que ahora la vemos interesada en aprender del negocio, en un intento –quizá- por romper el ciclo delictivo de la familia. Sin olvidar que, además, debe lidiar con su padre. Las reglas del juego han cambiado. Son más complejas y Ruth ha aprendido a jugarlas. No debería causar sorpresa, Jorge, que Julia se haya llevado el galardón a mejor actriz de reparto en una serie dramática. En lo que respecta a su carrera, tiene un futuro prometedor.

-ESTRELLA QUE BRILLA-
La gala de los Emmy estuvo llenas de sorpresas. Varios de los favoritos se quedaron sin nada; y por los que nadie apostaba, resultaron grandes vencedores. En la categoría Mejor Actriz de drama pensé que el premio se lo llevaría Robin Wright por “House of Cards”, o Laura Linney por “Ozark”. Finalmente, la ganadora resultó ser la bellísima actriz británica Jodie Comer, quien interpreta a una asesina en "Killing Eve". La serie cuenta la historia de una agente que busca a una psicópata, sin imaginar que luego surgiría entre ellas un juego psicológico que las llevará a la obsesión mutua. Altamente recomendada.

Jodie Comer fue la sorpresa de la noche. Ganó el premio a Mejor actriz principal en serie dramática por su rol como Villanelle en Killing Eve. (Foto: AFP)
Jodie Comer fue la sorpresa de la noche. Ganó el premio a Mejor actriz principal en serie dramática por su rol como Villanelle en Killing Eve. (Foto: AFP)

Ese es, quizás, el premio sorpresa de la noche. Tenía a grandes competidoras como Mandy Moore y su entrañable rol en "This is Us" (una de mis favoritas, por cierto). Ni qué hablar de Laura Linner, que en la segunda temporada de "Ozark" su personaje evoluciona a tal punto que –me arriesgo a decirlo- es igual de importe que Martin Bryde, su esposo en la ficción. O la ya galardonada Viola Davis en "How to get away with a murderer". En la misma categoría también Robin Wright y Emilia Clarke. Incluso compitió contra su compañera de Elenco, la gran Sandra Oh. El hecho que Jodie Comer se llevara el Emmy solo evidencia que nada está dicho en una ceremonia. Además que su actuación es impecable.