Arturo León

Christopher Mckay es el astrónomo más famoso del mundo. Su nombre es sinónimo del planeta Marte: nadie sabe tanto de ese mundo como él. Trabaja en la NASA, hace todo tipo de investigaciones espaciales y hasta hace unos años era el jefe de Julio Valdivia, un cusqueño de 40 años que llegó a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio en el 2009, después de hacer un doctorado sobre astrobiología en México.

“Estudié el tema de la supervivencia del hombre fuera de la tierra, dónde hay vida, qué es la vida y otras preguntas filosóficas. Abarca varias áreas. Junta la física y la biología también. A la par, hice un doctorado en oncología”, explica el médico cirujano de profesión que se graduó en Arequipa.

Una de sus investigaciones demostró que el desierto de La Joya en Arequipa es Marte. O, mejor dicho, tiene suelos marcianos. “Es muy interesante para investigadores de todos lados. Es único en el mundo, diría yo. Hago viajes constantemente a Arequipa porque tengo muchos proyectos ahí”, agrega.

Pero, ¿cómo es que llega a la NASA? “En uno de mis doctorados yo hacía investigaciones sobre el espacio y me tocó un asesor, Rafael Navarro González, que participó en la misión Phoenix del 2008 a Marte. Con su recomendación postulé a un posdoctorado en la NASA. Es un investigador famoso de México. Tiene artículos y estudios muy importantes”, cuenta.

Estuvo en NASA casi siete años, trabajó en la base de California y en dos áreas importantes. Empezó en astrobiología, donde estudiaba la supervivencia y adaptación de organismos vivos en el espacio.

Luego laboró en el área de regeneración de tejidos, donde conoció la impresión 3D con biomateriales. Hoy, el doctor Valdivia es jefe del Centro de Investigación de Bioingeniería de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), un lugar donde precisamente se haya la primera bioimpresora del Perú que puede desarrollar piel, cartílago y hueso.

impresora 3d que imprime piel
impresora 3d que imprime piel

“Estuve participando en Singularity University en el 2010, ahí conocí a los chicos fundadores de Made in Space, quienes crearon la primera impresora 3D para el espacio”, revela. De ahí viene su conocimiento en el tema y sus ganas por impulsar estas nuevas tecnologías en nuestro país.

La impresora es utilizada actualmente para otros fines. “Vamos de a pocos. Queremos enseñar a los alumnos a utilizar los biomateriales, a que entiendan cómo son los procesos, a qué temperatura vive una célula, etc. Por eso fabricamos solo muestras a escalas muy pequeñas”, recalca Julio.

¿Por qué volvió al Perú si estaba en la NASA, el mejor lugar de mundo para desarrollar su profesión? “Por romántico. Lo extrañaba”, dice con una sonrisa. Aunque en parte también lo hizo porque lo convocaron al programa de Repatriación de Investigadores de Innova Perú. El peruano es una eminencia y qué mejor que tenerlo aquí con nosotros.

Gracias a su iniciativa, el Perú avanza en un universo entero aún por explorar. //

OTROS PERUANOS EN LA NASA

Rosa Ávalos-Warren. Estudió Ingeniería Aeroespacial en la Universidad de Virginia Tech y lleva más de cinco años trabajando en la misión de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Carlos Noriega. En los años 90, se convirtió en el primero peruano en hacer viajes al espacio. Ha permanecido más de 400 horas fuera de la Tierra y fue astronauta hasta el 2005.

Aracely Quispe. Es ingeniera senior de operaciones de sistemas de vuelos en el programa del telescopio espacial James Webb. Nació en Lambayeque y tiene una maestría en Ingeniería Aeronáutica.

El primer trabajo oficial de Aracely Quispe en la NASA fue en el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Foto: Laboratorio de Imagen Conceptual del Centro Espacial Goddard de la NASA).
El primer trabajo oficial de Aracely Quispe en la NASA fue en el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Foto: Laboratorio de Imagen Conceptual del Centro Espacial Goddard de la NASA).