Arold Díaz Yovera (25) dejó la calle para dedicarse a la música en el proyecto D’Klle CreW. “Si no lo hubiera hecho, probablemente hoy estaría muerto”, dice.
Arold Díaz Yovera (25) dejó la calle para dedicarse a la música en el proyecto D’Klle CreW. “Si no lo hubiera hecho, probablemente hoy estaría muerto”, dice.
Luis  Miranda

Periodista

Su primer estudio musical fue un hueco en la Casa Ronald. El edificio de concreto que hace unos años estaba tapiado y abandonado se convirtió –gracias a la iniciativa Fugaz– en epicentro cultural con implicancias sociales: ha pacificado el antes impregnado de pólvora barrio de Castilla.

Los jóvenes llegaron a ese estudio forrado con portahuevos y cartones convocados por El Salsa, un grafitero legendario por sus retratos callejeros de jóvenes caídos en balaceras protagonizadas por barrios rivales. El Salsa, además, había integrado el grupo de hip hop Callao Cartel y pensaba que la música era otra vía para la paz del Callao.

Convenció a los directivos de Fugaz para empezar un proyecto social que reuniera a los talentos desconocidos de cada sector del ‘Llauca’.

Giosiel (Robinson Zapata, 25) era futbolista en un club pero su familia le prohibió salir desde que empezaron las balaceras. Tiene el tema ‘Tú te marchaste’ y otros dos en plataformas musicales.
Giosiel (Robinson Zapata, 25) era futbolista en un club pero su familia le prohibió salir desde que empezaron las balaceras. Tiene el tema ‘Tú te marchaste’ y otros dos en plataformas musicales.

Así fueron llegando algunos jóvenes desgarbados que tenían problemas en casa, ausencia de padre, líos precoces con la ley y otras tragedias ligadas a la pobreza que abrumaba su existencia. Pero ante todo mostraban un nítido talento.

Ricardo Denegri, por ejemplo, fue echado de su hogar a los 13 años y debió sobrevivir realizando negocios ilícitos. Pero esa sensación de soledad lo empujaba a escribir letras oscuras que se parecían a las de sus ídolos del rap.

‘Silencio’ se ganaba la vida haciendo acabados de lápidas y debía dormir en el taller donde trabajaba. Empezó a componer desde que mataron de ocho balazos a su mejor amigo.

Jey Army estuvo metido en las drogas y el delito, y el punto más triste fue cuando su madre lo vio totalmente pasado de drogas. Giosiel fue el que menos contacto tuvo con el bajo mundo pero vivir en los barracones de San Judas marcó su arte.

Eran chicos de barrios enemigos que se juntaban para hacer música y dialogar. Empezaron a dejar la calle y convirtieron el estudio en su segundo hogar con todas las ganas de aprender, una oportunidad que antes nadie les había dado.

Ricardo Denegri (22) llegó a Castilla como mozo en una pizzería. Pero se hizo conocido porque cantaba a los turistas letras de rap apoyado por un equipo portátil. Actualmente tiene el tema ‘No lo pienses tanto’ en plataformas digitales.
Ricardo Denegri (22) llegó a Castilla como mozo en una pizzería. Pero se hizo conocido porque cantaba a los turistas letras de rap apoyado por un equipo portátil. Actualmente tiene el tema ‘No lo pienses tanto’ en plataformas digitales.

Para ellos haber sido acogidos por el proyecto social de Fugaz y El Salsa significó un salto cualitativo. El primer resultado del proyecto social fue el lanzamiento del disco On Fire, cuya calidad hizo que el comité de Fugaz, con Gil Shavit a la cabeza, vislumbrara un potencial que debía seguir creciendo.

Por qué no ganar un Grammy algún día, se decían. Talento había pero faltaba un empujón.

Con la ayuda de un productor musical cubano que estuvo desde el inicio, los jóvenes emprendieron el camino de la profesionalización.

En los últimos meses grabaron los temas de un nuevo disco, esta vez con letras y arreglos que apuntan a la conquista de un público joven, pero sin dejar los temas que les nacieron del ‘bobo’. Sus canciones ya están en Spotify, Apple Music, YouTube y las principales plataformas. La fiesta de lanzamiento será el 1 de febrero en Casa Ronald, sede de Fugaz. //


TAGS RELACIONADOS

RELACIONADAS