DESAFÍO ACEPTADO. Zegarra Mulanovich es abogado y tiene una maestría en Derecho por la Universidad de Yale. Actualmente es asesor independiente de empresas y columnista de El Comercio. (Foto: Fidel Carrillo)
DESAFÍO ACEPTADO. Zegarra Mulanovich es abogado y tiene una maestría en Derecho por la Universidad de Yale. Actualmente es asesor independiente de empresas y columnista de El Comercio. (Foto: Fidel Carrillo)
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Menudo desafío el que le propusieron a : editar un libro dirigido a niños. Habituado a desarrollar sus múltiples actividades profesionales en un mundo adulto, el abogado, periodista y académico salió de su zona de confort al dirigir la investigación que hizo posible la hermosa publicación titulada Atlas del Perú (Ediciones Pichoncito, 2021). Un trabajo, además, delicadamente ilustrado por la diseñadora Mariana Bahamonde.

El libro, pensado para menores de entre 4 y 12 años, busca ser una introducción a la geografía de nuestro país evidenciando las riquezas ecológicas, botánicas, biológicas, climáticas y culturales de todas las regiones. Ello a través de la presentación de 26 lúdicos y reveladores mapas. El proceso de estudio y la curaduría, detalla Zegarra, no fueron sencillos en la medida que siempre asomó la tentación de incluir toda la información que se iba recabando. Y, claro, aquello en un país tan abrumadoramente rico como el nuestro, resulta imposible. Así que se ha hecho lo mejor por presentar un material tan significativo como entretenido.

LEE: Lista de libros infantiles que harán que los niños amen la lectura

El trabajo nos da pie a conversar con el intelectual sobre los niños peruanos y las formas en que los adultos podríamos guiarlos en la comprensión de nuestro Perú, ese que, al fin de cuentas, todos amamos.

Los niños y las niñas están creciendo hoy con una idea del Perú más positiva que la que tenían generaciones que los precedieron. Sin embargo, aún hay que apuntalar en el tema de la identidad nacional. ¿Qué se debería hacer?

Pienso que poner el foco, de manera simultánea, en las igualdades y las diferencias que tenemos como peruanos. Los niños deberían ser capaces de ver esto de manera tangible y no solo de forma discursiva y retórica. Un niño debería entender que vive cerca de una ruina en Ayacucho, de Vilcashuamán; y otro que está creciendo junto al complejo de Piquillacta, en Cusco. Pertenecen a culturas distintas, pero las une algo parecido. Y así con todo lo demás.

¿Cómo podríamos explicarles a los niños el Perú del bicentenario?

Primero habría que decirles que el bicentenario no es la conmemoración de nuestro nacimiento. Que es más bien la de nuestra independencia, nuestro intento de adultez. Porque antes también existía el Perú. Ya había un territorio unificado con elementos iguales y diferentes. Desde Chavín, hace 3.500 años, hay este ensayo/error de convivencia. Entonces, hay que explicarles que el Perú es más que dos siglos. Pienso que habría que dar cuenta, además, de un país ‘abarrotado’ de riqueza, de singularidades; pero también de uno conflictuado porque tienen características que a nadie más le han sido dadas. En ese sentido, este atlas es un grano de arena para comprender desde la infancia esa complejidad maravillosa que es el Perú.

Este año el país se ha quebrado por la situación política. Y los niños y niñas, al final, no son tan ajenos a ello como se piensa. ¿De qué manera absolver sus inquietudes al respecto?

Conversando. Estoy ahora fuera del país con mis hijos, y tuve la chance de ir a la universidad en la que hice mi maestría [la Universidad de Yale]. Durante el almuerzo presencié una escena emotiva: estuvieron conversando mi hija de 13 años y uno de mis profesores de 83, una eminencia en temas de discriminación e igualdad en el mundo. Hablaban de eso, no del Perú, pero sí de problemas humanos. Entonces qué importante es eso, respetar su visión y opinión de las cosas. Hay que conversar y luego sumarnos a su construcción de la realidad diciéndoles: hay que tener en cuenta esto o aquello. En el fondo, eso es un país. Un país no es “sálvese quien pueda” o “yo me impongo para que tú no prevalezcas”, sino plantearnos qué podemos hacer juntos y en qué debemos aceptar que somos diferentes.

COMPARTE: Colección infantil Bicentenario: libros que cuentan la historia y mitos del Perú de forma amigable

En esta conversación permanente debería existir una amplitud de temas. Usted ha escrito columnas en El Comercio en las que lamenta que los niños y los jóvenes no estén al tanto del terrorismo como parte de nuestra historia.

Sí, hay que contarles y, nuevamente, escuchar qué piensan de eso, cómo lo ven, en un ejercicio constante de memorias. La memoria, que por definición es subjetiva, no puede ser una. Hay que compartir varias memorias.

Por otro lado, ellos no están yendo presencialmente al colegio desde hace casi dos años. ¿Por qué no ha sido prioridad el que vuelvan a las aulas?

Mi posición en este punto es personal, no tiene que ver con el proyecto editorial motivo de esta conversación. Creo que la educación no es solo la transmisión de conocimientos, ni a través de un libro o una pantalla únicamente. En un gran porcentaje es interactuar, convivir. Y eso deben hacerlo ya. Yo soy muy crítico de que nos hayamos quedado, obviamente con todas las precauciones, rezagados en el retorno a la escuela de forma paulatina y presencial. Este tema no fue una prioridad en este gobierno ni el anterior, sin tratar de restarle méritos en otros campos, pero refleja que prevaleció el miedo, malentendido como cautela, sobre la necesidad humana que implica la interacción.

¿Qué ha pasado, entonces?

Creo que hay demasiados problemas implícitos en esta burocratización del regreso a la escuela presencial. No ha sido la primera prioridad una visión integral del bienestar de los niños. No puedo evitar pensar a largo plazo en el daño por omisión que se está engendrando con este distanciamiento. No sabemos ni podemos dimensionar aún. Ojalá se actúe rápidamente. //


El reto de dibujar al Perú

  • Sobre la ilustradora. Mariana Bahamonde es diseñadora gráfica. Se graduó de la UPC en el 2016. Pero, según explica, es dibujante desde que tiene uso de razón.
  • Inicio profesional. Sus primeros trabajos se desarrollaron en el mundo del marketing, pero a partir del 2018 comenzó a reunir experiencia en proyectos de diseño e ilustración en la casa realizadora Plan B. Sobre todo para producciones animadas en la rama publicitaria a nivel local e internacional.
  • La experiencia Atlas. “Presentaba mis dibujos en las redes sociales y fue así como la editorial Pichoncito conoce mi arte y me convoca para este proyecto, del que he aprendido a ser más perseverante. Es el primero que he hecho de este tipo, espero que no sea el último”. Puede seguirla en Instagram como .
PURO DETALLE. La diseñadora Mariana Bahamonde fue la encargada de ilustrar los 26 mapas que componen el Atlas del Perú (Ediciones Pichoncito, 2021). Este pertenece a la región Cusco. (Archivo personal)
PURO DETALLE. La diseñadora Mariana Bahamonde fue la encargada de ilustrar los 26 mapas que componen el Atlas del Perú (Ediciones Pichoncito, 2021). Este pertenece a la región Cusco. (Archivo personal)

SEPA MÁS:

  • La presentación de Atlas del Perú se realizará el 23 de octubre a las 11 a.m. en el Museo de Arte de Lima.
  • Será un evento gratuito que contará con la participación de Jesús Alzamora y con un espectáculo de las danzas del Perú dirigido por la escuela de baile D1 de Vania Masías.
  • Las personas que deseen asistir deben inscribirse en taquilla@mali.pe

VIDEO RECOMENDADO

Presiente Sagasti: “Probablemente en enero volveremos a las clases presenciales”
Tras el inicio de la vacunación de docentes en zonas rurales, el retorno a las clases presenciales parece acercarse. El presidente Francisco Sagasti participó de una ceremonia simbólica en Ayacucho y se refirió ala situación. (Fuente: Latina Tv)


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR