Ana Núñez

El punto de quiebre fue en el 2002. Para entonces, Enrique Martín Morales ya era Ricky Martin y su éxito era tal, que su tema La copa de la vida había sido la canción oficial del Mundial de Francia 98. Pero ese año, el 2002, Martin vivió una experiencia que, según sus propias palabras, “trastocó” su vida y lo impulsó a trascender más allá de los escenarios. Durante un viaje a la India participó en el rescate de tres pequeñas niñas que iban a ser vendidas en Calcuta. Tras el viaje, el cantante y actor puertorriqueño creó una fundación para combatir e investigar la trata de personas en el mundo. Pero además, el cambio en su vida implicó apoyar otras causas.

Durante el último año, la mayor preocupación de Martin ha sido reconstruir su país natal tras el paso del devastador huracán María, en setiembre del 2017. Sin lugar a dudas, el boricua ha sido y sigue siendo una de las principales personalidades que ha usado su fama y popularidad para canalizar y sumar esfuerzos a favor de su isla.

El huracán María, como se recuerda, es considerado el segundo más catastrófico y poderoso que azotó Puerto Rico, después del huracán San Felipe, en 1928. Aunque las cifras del Gobierno son más conservadoras, un informe de la Universidad George Washington determinó que las muertes relacionadas al paso del huracán fueron 3 mil, aproximadamente.

Apenas unos días después del paso de María, Ricky Martin inició una campaña internacional que sumó a las principales figuras de la música latinoamericana para conseguir ayuda humanitaria, primero; y luego para recaudar fondos para la reconstrucción de las más de 70 mil viviendas que quedaron destruidas.

Matteo y Valentino, los pequeños hijos de Martin que fueron concebidos mediante métodos de reproducción asistida, también participan activamente en las campañas que encabeza su padre. En setiembre del año pasado, por ejemplo, el cantante de 47 años puso a la venta camisetas que llevaban en el pecho la impresión de una bandera de Puerto Rico que había sido dibujada por sus hijos. Todo el dinero es destinado a la reconstrucción de su país.

UNO DE SUS MEJORES AÑOS 
En lo personal, el 2018 fue uno de los años más felices de Ricky Martin. Apenas en enero, el puertorriqueño –que inició su carrera como solista a los 19 años– reveló que había contraído matrimonio con el pintor sirio de nacionalidad sueca Jwan Yosef, con quien mantiene una relación desde el año 2016.

En el 2018 también, el flamante esposo sorprendió a sus fanáticos con una aplaudida participación en la serie American Crime Story: el asesinato de Gianni Versace, que obtuvo el premio Emmy como la mejor miniserie. Y ya cerrando el año, el 31 de diciembre, el cantante que se hizo conocido por su participación en el grupo juvenil Menudo reveló que nuevamente se había convertido en padre, pero esta vez de una niña, a la que junto a su esposo puso el nombre de Lucía.

No hay más detalles sobre la pequeña bebé, pues inicialmente se especuló que había sido adoptada por Martin. Sin embargo, con el correr de los días tomó más fuerza la versión de que Lucía había sido concebida, al igual que sus hermanos, a través de métodos de reproducción asistida.

“Nos emociona anunciar que nos hemos convertido en padres de una hermosa y saludable niña a la que hemos llamado Lucía Martin-Yosef”, escribió Martin en Instagram, junto a una foto en la que se ven las pequeñas manos de la bebé sujetadas por las de sus padres.

Aunque Ricky Martin está más vigente que nunca como artista, es posible que en adelante sean los premios por su labor humanitaria los que comiencen a llenar su estudio. Por lo pronto, ya ha recibido el Leadership in the Arts Award, el Billboard’s Spirit of Hope Award, el Alma Award, el Vanguard Award y el International Humanitarian Award, por el International Center for Missing and Exploited Children. Además, recibió el Hispanic Heritage Award y un Lifetime Achievement Award en los Premios Lo Nuestro, en Miami. //

TAGS RELACIONADOS