Arturo León

Sam Gardner no es un chico normal. Está en la escuela, como cualquier otro joven de su edad, pero no tiene muchos amigos, no le apetece socializar. Vive, también, en una casa normal. Con su papá, su mamá y su hermana, aunque le cuesta mantener buenas relaciones con ellos. El problema es que Sam sufre de trastorno del espectro autista, lo que hace que su vida sea un poco más complicada que la de cualquier adolescente que está por terminar el colegio. Sobre él se centra la serie de Netflix “Atypical”, un contenido original de la plataforma de streaming que ha tenido buena acogida. De hecho, ya tiene tres temporadas.

Keir Gilchrist es un actor de 27 años, nacido en Londres, Inglaterra, que trabaja desde el 2003, pero que se ha hecho conocido por darle vida precisamente a Sam Gardner. Su trabajo en la serie ha sido estupendo y preciso para demostrar que es realmente talentoso. De hecho, muchos fanáticos se han preguntado si Gilchrist es autista como el personaje que interpreta y la respuesta es negativa. Es fotógrafo aficionado, le gustan las aventuras, los viajes y es muy dedicado cuando se trata de hacer un nuevo papel para la pantalla grande.

En una entrevista con Variety, Keir contó que la creadora de “Atypical”, Robia Rashid, le recomendó leer una serie de libros y memorias que lo ayudarían a hacer mejor el papel de Sam Gardner. Él, obediente, lo hizo.

"La gente me ha preguntado: "¿Cómo podrías meterte en la cabeza de Sam y interpretar a un personaje como ese?" Y no sé si es tan difícil como la gente piensa que es. Hay muchos malentendidos sobre el espectro del autismo. Incluso me sorprendió cuando comencé a interpretar que la gente realmente no tenía idea de qué era el autismo. Incluso si han conocido personas en el espectro, no entienden cómo funciona en absoluto. Pero es muy identificable. Incluso he tenido amigos que me han dicho: "Oh, sí, estoy en el espectro", y no tenía idea antes de eso. Obviamente, no hay dos personas en el espectro iguales", comentó el actor en una entrevista con Yahoo!

El actor de padres canadienses descubrió su pasión por la actuación desde que era muy pequeño y fue su profesor de teatro de drama el que lo convenció de convertirse en actor profesional. Su primera aparición significativa en la televisión fue en la comedia The Winner de la cadena FOX en el 2007.

Luego, de 2009 a 2011, trabajó como actor co-estelar en United States of Tara y, en el 2013, recibió su primer reconocimiento como actor por su actuación en la película Seasick Sailor: ganó el premio a categoría Mejor Actor del Festival de Cine Independiente de Williamsburg.

“No tengo esa idea en mi cabeza de ganar premios o algo así. Caí en esto a una edad muy joven y se ha convertido en mi vida y mi sustento. Eso es liberador de alguna manera, siento que no tengo un set, tengo que hacer esto, esto y esto antes de cumplir 30 años o lo que sea. Así que lo tomo como viene y va, guión por guión, y obtuve algunos proyectos realmente geniales que pueden o no suceder en el próximo año. Termino siendo atraído por cosas más independientes y con eso viene un cierto nivel de incertidumbre sobre cuándo o si las cosas realmente sucederán”, comentó.

Además, asegura, tiene muchas ganas de trabajar al otro lado de la cámara. Es decir, haciendo producciones o dirigiendo películas. Pero, ahora mismo, está concentrado en actuar. Ya ha conquistado al mundo con el papel de Sam Gardner.