El Lima Game Fest se llevó a cabo en el Centro Cultural Augusto B. Leguía, ubicado dentro del Parque de la Amistad de Surco. (Foto: Lima Game Fest)
El Lima Game Fest se llevó a cabo en el Centro Cultural Augusto B. Leguía, ubicado dentro del Parque de la Amistad de Surco. (Foto: Lima Game Fest)
Guillermo Vera Ayala

Portadista web y redactor de mesa digital

guillermo.vera@comercio.com.pe

Los son una industria que a lo largo de los últimos años ha crecido en el Perú y de a pocos ha conseguido espacios de difusión. Uno de ellos es el , exposición llevada a cabo este 9 de noviembre con la finalidad de dar a conocer los títulos que se vienen desarrollando en el país.

El evento surgió por iniciativa de Alexis Sotelo, jefe de desarrollo y fundador de , quien recogió la buena experiencia del Perú Game Expo que realizó el Ministerio de Cultura hace dos años. Pese a que fue una plataforma interesante para dar a conocer los juegos locales, la exposición no tuvo nuevas ediciones, por lo que Sotelo decidió crear un nuevo espacio de difusión. Fue así que el Lima Game Fest tuvo lugar este 9 de noviembre en el Centro Cultural Augusto B. Leguía del Parque de la Exposición.

“No había planes de que (Perú Game Expo) se haga este año y entonces dije: vamos a hacer esto para que la iniciativa no se pierda y que la gente siga conociendo juegos peruanos”, contó Sotelo a Somos.

Los visitantes pudieron probar los videojuegos en exhibición. (Foto: Lima Game Fest)
Los visitantes pudieron probar los videojuegos en exhibición. (Foto: Lima Game Fest)

El desarrollador explicó que, si bien ya hay eventos de en el Perú, la mayoría de los que han aparecido en los últimos años cubren una necesidad distinta de lo que busca Lima Game Fest.

“Como con cualquier evento nuevo, es difícil explicar de qué trata, siendo algo completamente distinto a lo que estamos acostumbrados. Ya existe un mercado para eSports o juegos competitivos, pero para el desarrollo independiente todavía es algo un poco desconocido, tal vez las marcas no lo visualizan bien”, sostuvo Sotelo.

El organizador indicó que contaron con el apoyo de empresas como Asus, Logitech y Master Games Perú, que ayudaron con el financiamiento, pero también también mencionó fue importante la recomendación del Ministerio de Cultura, que los ayudó a explicar que su evento tenía un fin serio a los patrocinadores. “Ese aval nos permitió ir donde las marcas y demostrar que esto es serio”, declaró.

Alexis Sotelo, organizador del evento de videojuegos. (Foto: Lima Game Fest)
Alexis Sotelo, organizador del evento de videojuegos. (Foto: Lima Game Fest)

-LOS JUEGOS-

Según la organización, Lima Game Fest presentó más de cuarenta juegos, entre –para celulares, consolas y PC– y juegos de mesa. Entre los juegos peruanos que mayor expectativa despertaban entre los visitantes se encontraban “Mago”, título desarrollado por el youtuber Pepe El Mago, “Tunche”, inspirado en la Amazonía Peruana, y “Rhythm Doctor”, un ingenioso juego musical. Todos estos contaban con versiones de prueba que podían probarse en el lugar y mostraron un desarrollo prometedor.

En el caso de Juan Diego Tremolada, nombre real de Pepe El Mago, la elaboración de un de inspiración retro era un objetivo suyo desde hace tiempo. “Desde que entré a YouTube he tenido interés en el desarrollo de un videojuego. Martin (Hippauf), el artista, me contactó por Facebook, me mandó unos ‘sprites’ que había hecho como ‘fanart’, me gustaron y le pedí reunirnos porque tenía interés en desarrollar un ”, contó Tremolada.

"Mago", el videojuego de corte retro del youtuber Pepe El Mago. (Foto: Dream Potion Games)
"Mago", el videojuego de corte retro del youtuber Pepe El Mago. (Foto: Dream Potion Games)

Más adelante se sumaron el programador venezolano David Uranga, el compositor Evan Goertzen y el artista de sprites William Bruce. El equipo se convirtió en un estudio que actualmente lleva el nombre de .

Pepe El Mago señala que títulos como “Super Mario” y aquellas viejas entregas del género de plataformas son la inspiración de su juego. “Al principio había pensado en algo como ‘Cuphead’”, admite el ‘youtuber’. En el camino encontró que el desarrollo se orientaba hacia otro sentido y creyó más conveniente apostar por un formato más reconocible para toda clase de jugador y “Mario” pasó a ser la gran referencia.

“Mago” tiene una demo jugable en Steam y se espera su lanzamiento para 2020, entre los meses de mayo y junio. Nintendo Switch, PlayStation 4 y PC serán las plataformas en las que se podrá disfrutar del juego.

En el caso de “”, su productor ejecutivo, Luis Wong, indica que se trata de un juego que se nutre de la tradición de los juegos de palizas (beat 'em up) de hace 20 años, donde pueden participar hasta cuatro jugadores. Uno de los atractivos del título es su arte, hecho a mano en gran medida.

, el estudio que fundó Wong junto con un grupo de amigos, cuenta con siete años de experiencia y comenzó trabajando con juegos para terceros y entre esos clientes se incluyen algunos tan importantes como Cartoon Network o Nickelodeon. Más allá de ese detalle, para la empresa desarrolladora, el trabajo con “Tunche” supone un hito distinto como creadores.

“(Tunche) es un juego independiente donde todo el diseño y toda la propiedad intelectual ha sido creada por nosotros. Eso marcó un gran desafío, porque antes siempre hacíamos juegos principalmente para terceros”, explicó el director de Leap.

Phillip Chu Joy, otro de los fundadores de Leap, señaló a Somos que el juego ya tiene cerca de cuatro años de desarrollo y se espera que tenga uno más antes de su lanzamiento. Por su parte, Luis Wong confirmó que saldrá para PC, Xbox One, Nintendo Switch y PlayStation 4.

De los juegos mencionados, “Rhythm Doctor” es la propuesta más curiosa, pues se trata de un juego musical y sus creadores se definen a sí mismos como “una empresa que hace juegos de ritmo de un solo botón”.

“Es un juego en el que tienes que sanar pacientes con el poder del ritmo. Para poder curarlos tienes que desfibrilarlos en el momento correcto, entonces ahí viene el concepto del ritmo”, cuenta Giacomo Preciado, programador de “Rhythm Doctor”.

Preciado narró que la idea brotó de la mente de uno de sus compañeros, que no solo se había dedicado a la música, sino que también estudió por algún tiempo medicina. Más allá de la idea pueda parecer poco usual, tiene el mérito de ser diferente y el juego no tarda en enganchar al usuario.

“Rythm Doctor” actualmente sigue en desarrollo y llegaría en 2020, pero por ahora el juego cuenta con una cuenta de Discord donde hay un editor de niveles gratuito, que se maneja de forma similar a un programa de edición de video y audio. De hecho, la comunidad ha creado sus propios niveles con sus canciones favoritas y las animaciones de su preferencia.

-LOS RECIÉN LLEGADOS-

Si bien algunos juegos se presentaron por invitación directa de la organización, Lima Game Fest lanzó una convocatoria para que diversos desarrolladores presentaran sus proyectos y había un espacio especial para los juegos creados por estudiantes. La sorpresa llegó con la gran respuesta que tuvieron estos últimos.

“Nos sorprendió bastante. Tuvimos una convocatoria que inició en el mes de enero hasta julio y en esos seis meses recibimos un montón de juegos, más de 80. Algo que nos llamó la atención era que cerca del 50% de esos juegos eran hechos por estudiantes”, señaló Alexis Sotelo. “Pensábamos que iba a ser del 30%”, agregó.

Entre los juegos de desarrolladores en formación que tuvimos la oportunidad de probar estuvo “A Light of Life”, proyecto que combinaba los géneros de puzzle (ropecabezas) y plataformas. El título competía por el premio a “mejor videojuego” del evento y sus creadores eran alumnos de la carrera de diseño de videojuegos de Toulouse Lautrec.


“Trata de una persona que acaba con su vida y llega al purgatorio, donde debe pasar ciertas pruebas para poder así redimirse y llegar al cielo”, expuso Jaime García, uno de los jóvenes desarrolladores. “Fue desarrollado para nuestro segundo ciclo de taller en la carrera”, cuenta Pablo Mansilla otro de los jóvenes a cargo del juego, quien también mencionó que ellos mismos diseñaron la premisa del juego sin tomar referencias, por lo que la idea era original.

Otro proyecto de estudiantes que pudimos probar fue un desafiante juego de plataformas llamado Cherno Leak, de otro grupo proveniente de Toulouse Lautrec. “El proyecto lo desarrollamos en el segundo ciclo y estamos bastante contentos con el resultado”, contó Santiago Herrera, uno de los responsables del juego

Consultados sobre su formación, los estudiantes indicaron que en la primera etapa todos pasan por los distintos ámbitos del desarrollo: programación, diseño, animación e ilustración. No obstante, es natural que cada persona se incline por determinada fase de la creación del juego. “Es interesante poder colaborar con personas que tienen diferentes perspectivas”, cuenta Martín Canales, quien está cargo del arte de “Cherno Leak”.

También hubo tiempo de darle una prueba a “Lazy Love”, un divertido -y por momentos frenético- ‘puzzle’ desarrollado por (Inart), que también formaba parte del grupo de proyectos de estudiantes. En términos sencillos, el juego emula a uno de aquellos juegos de laberinto de antaño, con la premisa de hacer que un perezoso llegue a tiempo a una “cita” con su novia.

La exposición contó con premios de diversas categorías para los juegos que se presentaban. (Foto: Lima Game Fest)
La exposición contó con premios de diversas categorías para los juegos que se presentaban. (Foto: Lima Game Fest)

“Es importante saber qué se le quiere hacer sentir al usuario. Este juego te quiere hacer sentir un poquito estresado, pero por la ambientación te alivia; entonces no es molesto si no llegas a completar el nivel: quieres volver a intentarlo”, explicó Aldair Vera, programador del “Lazy Love”. “Tienes que buscar una forma en que los mapas enganchen al jugador y que no sean tan difíciles para que no desistan, pero no tan fáciles para que no se aburran fácilmente. Debes buscar un punto medio”, contaba Nancy Rojas, diseñadora de niveles del juego.

-CREATIVIDAD Y DESAFÍOS-

Como cualquier negocio, la creación de videojuegos tiene retos propios y el caso del Perú es bastante particular.

Para Pepe El Mago la disponibilidad de colaboradores especializados fue una primera valla, pues tuvo que buscar a su programador en el extranjero. El primero fue mexicano, pero la distancia dificultaba mucho el trabajo y tuvo que gestionar la llegada de David Uranga desde Venezuela para poder cubrir esa plaza.

“En el Perú es especialmente complicado por el talento porque no hay mucha gente que se dedique a esto. Por eso es que he tenido que importar a mi programador de un país en el que tampoco hay muchos, pero es gente que más que nada lo hace por hobby y termina dedicándose a esto”, declaró a Somos el ‘youtuber’.

Pepe El Mago en el Lima Game Fest. (Foto: Pepe El Mago)
Pepe El Mago en el Lima Game Fest. (Foto: Pepe El Mago)

Al ser consultado sobre los retos que supone ser desarrollador en el Perú, Giacomo Preciado indica que su postura va más por el lado de la internacionalización del producto y la búsqueda de espacios en un medio cada vez más competitivo.

“La pregunta sería qué tan difícil es hacer juegos en general, o qué tan difícil es hacer un buen juego que pueda competir en el mercado global”, sostiene Preciado. “Puedes hacer un juego en un día, pero si quieres hacer un juego que esté a la altura y competir con los demás juegos independientes es bastante difícil”, añade el programador de 7th Beat Games.

Al igual que Preciado, los desarrolladores consultados indican que el mercado peruano todavía es muy pequeño para los estudios independientes porque tiene una cultura distinta, pero en otros países hay un público potencial grande.

“Aquí en Perú (los videojuegos) son más que nada ‘LoL’, ‘Dota 2’ o ‘Fortnite’, sobre todo en la juventud. En el extranjero es otra cultura en cuanto al gaming”, explica Tremolada. El ‘youtuber’ añade que, pese a que los juegos (sobre todo retro) que inspiran a muchos ‘indies’ tuvieron cierta acogida en nuestro país, estos tienen un mayor arraigo en otras latitudes, lo que ha influido en las generaciones posteriores.

Luis Wong añade que un desarrollador peruano puede tener problemas a la hora de dar a conocer sus productos, por lo que es necesario saber moverse en ese mundo. “Es más difícil conseguir notoriedad. Hemos tenido que viajar a eventos como el Tokyo Game Show para tratar de llamar la atención de los jugadores y también de la prensa”, cuenta el director de Leap Game Studio.

Por su parte, Alexis Sotelo considera que en los países vecinos hay un mayor entendimiento de los videojuegos como una industria respetable, lo que también ha contribuido a que se les brinde mayor apoyo estatal o de instituciones privadas. “Si vemos a países de la región como Chile o Colombia, existe un modo de pensar distinto, la gente sí considera los juegos como cultura, como una expresión artística, musical y una manera de expresar nuestras vivencias”, señala el responsable de Lima Game Fest.

“En otros países, además de tener mucha ayuda del gobierno para el financiamiento, tienen una comunidad gigante de desarrolladores. Eventos como Lima Game Fest ayudan mucho a colaborar, pero todavía estamos lejos, la industria todavía es muy pequeña en Perú”, agregó por su parte Giacomo Preciado.

"Summon Hat" fue elegido el mejor juego peruano de 2019 en el evento. También se llevó un premio de excelencia por su apartado visual. El juego tiene un fuerte componente competitivo. (Foto: Summon Hat)
"Summon Hat" fue elegido el mejor juego peruano de 2019 en el evento. También se llevó un premio de excelencia por su apartado visual. El juego tiene un fuerte componente competitivo. (Foto: Summon Hat)

Como emprendedores jóvenes, los chicos de Inarts señalan que a nivel local deben enfrentar algunos prejuicios y desconocimiento, además de reconocer también los límites del mercado local.

“Con respecto a juegos peruanos, a veces muchas personas creen que no son muy buenos o no los toman en serio (por su origen)”, cuenta Nancy Rojas, quien hace énfasis que los trabajos de estudiantes sufren mucho de ese juicio errado. “Dicen: ‘necesitamos a alguien con más experiencia, tal vez del extranjero’”, añade la diseñadora de niveles.

Su compañero, Aldair Vera, tiene una postura similar. “Lo que he visto en Perú es que mucha gente está desinformada. Hay muchos que piensan que para aplicar a una empresa necesitas certificarte en un millón de cosas, algo que no es verdad. Lo que necesitas hacer es un portafolio: proyectos que sean funcionales y que muestren tus habilidades”, sostiene el programador.

De momento, el Estado cuenta con una ley que promueve la investigación científica y la innovación tecnológica (), que cuenta con un reglamento aprobado y supone importantes beneficios tributarios para las empresas a las que aplica. No obstante, la normativa no menciona a los videojuegos explícitamente dentro de su alcance.

"Rhythm Doctor" tiene un apartado estético basado en pixel art. (Foto: 7th Beat Games)
"Rhythm Doctor" tiene un apartado estético basado en pixel art. (Foto: 7th Beat Games)

De cualquier manera, los desarrolladores han comenzado a asociarse para fortalecer la industria local y el fruto de esos nexos es la aparición de (CVA Perú), que reúne a diversos estudios. Giacomo Preciado señaló que la IGDA (Asociación Internacional de Desarrolladores de Videojuego) también cuenta con un capítulo en el Perú que realiza eventos y promueve la creación de redes profesionales.

Asimismo, la Asociación de Mujeres Desarrolladoras (), organización surgida en España, también tiene un capítulo en nuestro país y estuvo presente en el Lima Game Fest promoviendo juegos creados por sus integrantes, como por ejemplo el ‘puzzle’ “Bubumbu”.

“Muchas chicas trabajan por su cuenta y no conocen a otras desarrolladoras que estén en el medio o interesadas en lo mismo. La idea es tender puentes para que se vayan conociendo”, explicó a Somos Vania Torres, representante de Fem Devs. “Hay muchos recursos por dónde comenzar, siempre hay comunidades que son muy abiertas para darles oportunidades”, agregó.

Aunque el rubro de los videojuegos vive en constante movimiento y los peruanos que se dedican a este son plenamente conscientes de ello, lo visto en el Lima Game Fest da cuenta de que hay talento y buenas ideas, pero sobre todo ganas de hacer las cosas bien.