Arturo León

“Ya llevo 30 años aquí y me considero más peruana que la papa”, confiesa entre risas Any Liu, dueña del chifa “My Home” en San Miguel, uno de los más concurridos e importantes de la Avenida La Mar. Somos ha llegado hasta el local para conocer su historia, sus platos emblemáticos, cómo se convirtió en pionera de los buffets orientales en el distrito, así como las claves para mantenerse tantos años en un negocio con dura competencia.

Existe una idea generalizada en Perú de que los chinos son muy trabajadores y la vida de ella lo confirma. Nació en Cantón, China y a los 13 años su papá la trajo a nuestro país. Él llegó primero para trabajar en el chifa de un tío. Any tenía la ilusión de estudiar, terminar el colegio. El tema fue que llegó a finales de año y sus estudios recién empezaban en marzo. En ese lapso, decidió laburar junto a su padre. Su verdadero objetivo era traer lo más pronto posible a su madre y hermanos menores. En el negocio de la familia vio la oportunidad de ahorrar dinero.

“Yo no sabía nada de este país. Llegamos aquí porque mis tatarabuelos, allá por épocas de guerra, escaparon de China buscando una mejor vida y terminaron en este país”, cuenta. Era muy chiquita, pero tenía energía para hacer de todo. “Aprendí a atender al público, a lavar platos, a ayudar en cocina, en la caja, en todo. Ahí observé como preparaban la comida, qué ingredientes utilizaban, y qué era lo más pedido por los clientes”, agrega. Con todo ese conocimiento que adquirió durante meses, Any le dice a su papá para poner un chifa. “Él no sabía ni hacer un chaufa, pero le dije que yo podía intentar”, dice. Así empezó su aventura en la cocina. Su padre abrió un local en el Centro de Lima. Dos años después de su llegada, Any ya había traído a los seres queridos que dejó en su natal China.

En 1998, Any tenía 19 años y estaba casada. En ese entonces dejó de trabajar con la familia para abrir su propio negocio. Quería ser dueña de un chifa pero en otra zona de la capital. Buscaba un lugar donde ser pionera y en la Avenida La Mar de San Miguel encontró la luz. “Aquel tiempo por aquí no había más que una pollería y un chifita muy pequeño. Ni un cine existía cerca del lugar. Con mi esposo caminamos bastante, tocamos tocamos muchas puertas de casas que veíamos bonitas para alquilar, hasta que una pareja de peruanos aceptó. Eso fue hace 22 años y ahora somos como familia”, nos relata.

A los pocos días de inaugurar su primer negocio como independiente, la gente hacía cola para ganar mesa. Su estrategia de cara al público siempre descansó en tres pilares: buena sazón, platos generosos y precios bajos. Por eso decidió hacer buffets, que hasta ahora son el gran fuerte del Chifa My Home. Hace unos años, introdujo también comida criolla a la oferta. “A mí me gusta más la comida criolla que la comida china”, revela y se ríe. “Me encanta el ají de gallina, el lomo saltado, el arroz con pato. Todo. Lo único que no me gusta es el ceviche”, comenta.

Los bocados a la carta también son exquisitos. Durante nuestra visita probamos bocanada dragón (pasta china frita y crocante rellena de langostinos), una sopa wantán al estilo My Home, un kam pao kaytán (pollo picado, cebolla china y pimiento en cuadros con chaufa) y otras delicias. Ella ha inventado varios platos, nos cuenta. Uno de ellos es el chaufa hawaiano My Home. El arroz viene servido dentro de una cáscara de piña. Impresionante en aspecto y sabor.

Hoy, en San Miguel, como en todo Lima, la oferta de chifas en muy variada. Sin embargo, su local de dos pisos, y en el que se hacen eventos y show bailables, sigue siendo uno de los más concurridos. ¿Cuál es el secreto para mantenerse vigente en este mundo tan competitivo como el de los chifas? “Hay varios factores. Uno de ellos es la calidad de la comida. Si trabajas en un chifa, todo lo que sirves tiene que ser fresco. Por eso todas las mañanas me aseguro que nuestros proveedores nos den un buen producto. Luego: la limpieza. A veces se piensa que los chifas no son lugares limpios, pero aquí tenemos un control estricto. La atención también es muy importante. De hecho, mi chifa se llama My Home porque me interesa que todas las personas que vienen aquí, se sientan como en casa”, afirma.

My Home es lo mismo que Any Liu: una anfitriona de primera.

DIRECCIÓN: Avenida la Mar 2332, San Miguel.

CONTACTO: 01 5622929

BUFFET: Lunes a domingo en el almuerzo / viernes y sábado por la noche con orquesta incluida.