La activista se había resistido a las amenazas e intimidaciones de los terroristas por marcar distancia con su violencia. El día anterior a su muerte, saboteó el paro armado que Sendero Luminoso había convocado, organizando una Marcha por la Paz. El 15 de febrero de 1992, un grupo de terroristas la asesinó. Dinamitaron su cuerpo delante de sus hijos. Ella tenía 33 años. Gustavo y David tuvieron que hacer su vida lejos del Perú.
La activista se había resistido a las amenazas e intimidaciones de los terroristas por marcar distancia con su violencia. El día anterior a su muerte, saboteó el paro armado que Sendero Luminoso había convocado, organizando una Marcha por la Paz. El 15 de febrero de 1992, un grupo de terroristas la asesinó. Dinamitaron su cuerpo delante de sus hijos. Ella tenía 33 años. Gustavo y David tuvieron que hacer su vida lejos del Perú.
Ricardo Hinojosa Lizárraga