Rosario Castro Pacheco

La cita fue en Maynas, provincia loretana donde asistimos a la celebración del Primer Festival de las Tortugas de Agua Dulce. En este se liberaron aproximadamente 5.500 crías de taricayas, que condujeron sus primeros pasos rumbo a las aguas de los ríos Nanay e Itaya. Sin saberlo, los pequeños reptiles salieron del cascarón camino a restaurar el equilibrio ecológico en la selva, de la mano de la comunidad loretana. El repoblamiento de esta especie es una oportunidad para los pobladores de alcanzar un desarrollo económico sostenible, así como de promover una educación y una cultura ecoamigables con la región.

La contaminación de los ríos de agua dulce, el tráfico ilegal de la especie y, sobre todo, el consumo indiscriminado de sus huevos, ha puesto a las taricayas en peligro de extinción. Tradicionalmente, se aprovecha esta fuente rica en proteínas, pero esto ha provocado una disminución drástica de la especie. Como consecuencia, las comunidades de la Amazonía loretana comenzaron a padecer enfermedades como la anemia y la malnutrición, pues no cuentan con un fácil acceso a otros alimentos básicos que aporten proteínas.

No obstante, la situación ha empezado a cambiar.

HISTORIA Y VISITAS

Este mes se inauguró el Centro de Interpretación del proyecto de “Repoblamiento de taricayas en la provincia de Maynas”, donde se expone la historia y el ciclo de cuidado de estas especies.

La taricaya pone sus huevos y hace su nido en playas de arena blanca. Desde la década del 70, son cerca de 600 mil las taricayas liberadas en los ríos del Pacaya Samiria.

El ingreso a la Reserva Nacional Pacaya Samiria tiene un costo de S/ 15 para los adultos y de S/ 8 para los niños.

CIFRAS

S/ 3’768.233 anuales se generan con el manejo sostenible de las taricayas, monto que beneficia a 463 familias en el interior de la Reserva Nacional Pacaya Samiria.

6.970 huevos fueron los que se recaudaron durante el proyecto de repoblación de las taricayas de este año.

3.400 huevos se incubaron en las playas artificiales instaladas en la Plaza Bolognesi de Maynas.

4.080 huevos fueron el aporte del Grupo AJE para el proceso de incubación y posterior liberación de las crías obtenidas.