Nati Gordillo se enamoró de las uvas cuando ella y su familia compraron un terreno en Azpitia, con el objetivo de construir una casa de campo. En 2002 empezaron a sembrar uva quebranta. Veinte años más tarde, su pisco se vende en el mundo entero.
Nati Gordillo se enamoró de las uvas cuando ella y su familia compraron un terreno en Azpitia, con el objetivo de construir una casa de campo. En 2002 empezaron a sembrar uva quebranta. Veinte años más tarde, su pisco se vende en el mundo entero.
Nora Sugobono

TAGS RELACIONADOS