ENFOQUE DISTINTO. Sasieta (Lima, 1957) es conocida como la ‘Señora Ley’. El apelativo le fue puesto cuando empezó a conducir bloques sobre asuntos legales en la TV.
ENFOQUE DISTINTO. Sasieta (Lima, 1957) es conocida como la ‘Señora Ley’. El apelativo le fue puesto cuando empezó a conducir bloques sobre asuntos legales en la TV.
/ Elías Alfageme

Si la nueva ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Rosario Sasieta, está amarga, toca en el piano a Beethoven. Ahí destruye las teclas. Pero si se siente romántica, a Chopin. Su madre, doña Tanita, lo sabía bien, así como la gente que ha trabajado por años con ella, ya sea en el ejercicio de la abogacía o en la política. Se reencontró con el instrumento musical durante la cuarentena, que pasó sola en su departamento. Entonces salía únicamente por víveres. Los arrastraba por cuadras dentro de una maleta de viajes. Con pocos días en el cargo, aquella ya está cumpliendo su función primigenia al acompañarla en aviones que la trasladan a otras regiones del país. A los 63 años no ha parado desde el 6 de agosto, cuando juramentó ante el presidente Vizcarra “por todas las mujeres y los niños del Perú”, aunque da la sensación de que no se ha detenido desde que nació. Sus detractores dicen que es porque le gusta “el show”. Y sus hinchas, que así es la ‘Señora Ley’. Que no la fastidien. Somos conversó íntimamente con ella, a menos de una semana de ponerse el fajín bicolor.