Jaime Bedoya

Si algo nos enseñó la pandemia, y lo hizo de la manera más cruel posible, fue que la vida es una sola. Recalibrado el verdadero valor del tiempo y las memorias que este nos deja, es comprensible que la gente se esté dedicando a retomar la intensidad por vivir de la mejor manera posible. Una de esas maneras supremas de hacerlo es viajando. Y entre los viajes, pocos se le comparan a su versión mas majestuosa y pausada: la navegación.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más