La comunicación con los niños es clave en este tipo de circunstancias. (Foto: @bady / Beautiful free images)
La comunicación con los niños es clave en este tipo de circunstancias. (Foto: @bady / Beautiful free images)
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Mi hija de cinco años, afortunadamente, no se inmutó con el , uno de los más fuertes sentidos en Lima en años. En brazos, ya estaba a buen recaudo. El bebe de año y medio, por su lado, despertó tranquilo cuando lo levanté de la cuna para buscar mascarilla y llaves con dirección a la puerta en vista de que este no cesaba. El caso es que no hubo pánico, susto, llanto, nervios. No esta vez. Pero vivir en un país altamente sísmico como el Perú, me remite a saber que de todas maneras habrá una próxima ocasión. Historias distintas sucedieron en las casas de varios amigos y conocidos: niños y niñas completamente asustados con lo ocurrido, con un temor profundo por quedarse dormidos. Lo cierto es que así como es necesario tener a la mano la mochila de emergencia, también deberíamos ser los padres más conscientes de cómo ayudar a nuestros hijos con sus emociones en relación a los temblores. Es por ello que conversamos con Diana Dávila, psicóloga clínica y creadora de los contenidos de , quien a continuación nos brinda recomendaciones sobre cómo actuar con ellos antes, durante y después de un evento sísmico.

LEE: Indeci: un muerto, 19 damnificados, 121 afectados y 20 personas heridas tras sismo de magnitud 6
MIRA: Así puedes saber si tu casa o departamento son seguros ante un terremoto

Antes del temblor

- Hay que explicar a los más pequeños qué son los sismos con historias sencillas. Detalla la doctora Dávila que si los niños son pequeños, de tres años en adelante, es útil no esperar que ocurra uno para decirles qué pasó. “La mayoría de papás no están pensando en explicar con antelación qué es un sismo, porque en el fondo nadie quiere que pase, pero es mucho mejor si lo concretamos antes de que nos toque vivirlo en el día a día. Así los preparamos. Esto se puede hacer de forma lúdica y concreta. Les podemos decir: ‘Cuando las personas estamos quietas mucho tiempo, cuando nuestro cuerpo está en una sola posición por un periodo largo, ¿necesita estirarse y moverse, verdad? Bueno, a la tierra le pasa lo mismo. A veces, necesita sacudirse un poco o que le salgan ‘conejitos’ para sentirse mejor’.

- Si se trata de chicos y chicas más grandes, se puede apelar a datos científicos. Explicarles con información didáctica qué es lo que provoca los sismos, lo relacionado al choque de las placas tectónicas, los epicentros, la liberación de energía, por ejemplo.

- Hablar también de lo que pasará con sus –nuestras- emociones. Recalca Dávila que es importante conversar no solo sobre lo que sucede en el exterior. Es vital manifestar que ocurre en el interior de las personas. “Hay que decirles que los adultos también se asustan, que unos más que otros, y eso porque un temblor pasa de un momento a otro. Tal como cuando se revienta un globo y suena fuerte y nos alarmamos de improviso. Está muy bien hablar del miedo, que es sentimiento usual que aflora en estos casos”.

- Brindarles seguridad. Es importante manifestarles que, cuando ocurran los sismos, ellos no van a estar solos. Que en casa existe un plan de acción. Que uno se ubicará debajo de tal columna de la casa, que se usarán las escaleras y no el ascensor. Si los chicos son más grandes se puede sin problema practicar simulacros tal y como lo hacían en el colegio.

Estos son los objetos que no deben faltar en la mochila de emergencia ante un sismo. (INDECI)
Estos son los objetos que no deben faltar en la mochila de emergencia ante un sismo. (INDECI)
Edificios afectados, viviendas con rajaduras y algunas personas durmiendo en la calle tras el fuerte sismo de 6 grados que se registró la noche del martes. (Fotos: GEC)
Edificios afectados, viviendas con rajaduras y algunas personas durmiendo en la calle tras el fuerte sismo de 6 grados que se registró la noche del martes. (Fotos: GEC)

Durante el sismo

- Reaccionar ágilmente, pero con movimientos firmes. En principio, siempre hay que mantener la calma –con hijo o sin hijos-. “Al ir por ellos, nuestros movimientos deben ser seguros, no abruptos. No despertarlos a los gritos, sino con voz alta y firme: ‘esto es un temblor, vamos a salir’. Hay que tener, en la medida de lo posible, el control de la situación para que ellos tengan la referencia”, dice Dávila.

- La profesional agrega que también es válido trabajar esto incluso con niños menores de tres años. “Si bien ellos no tienen aún un lenguaje expresivo, existe un lenguaje no verbal que pueden decodificar. Van a sentir y percibir nuestra angustia, descontrol. O nuestra estabilidad, en mayor o menor medida. Desde muy pequeñitos hay que hacerles entender lo que pasa, pues es una realidad a la que se enfrentarán continuamente”.

COMPARTE: COVID-19 en Perú: así es la mochila para emergencias en tiempos de pandemia

Después del sismo

- Hacer contacto físico. Resulta indispensable mimar, acariciar, abrazar, consolar. “Con esto el sistema nervioso se puede calmar un poco más”.

- Hablar sobre lo que los chicos sintieron. La experta subraya esta sugerencia. “Usualmente los papás decimos: ‘No pasa nada’, ‘qué valiente fuiste’ o ‘ya se acabó’. Y no, hay que darle lugar a esa emoción natural que está allí para protegernos que es el miedo. Esa nos pone a buen recaudo si es que la sabemos manejar de manera sabia. ‘Hijo, hija: ¿te asustaste? Nosotros también. ¿Papá se asustó mucho más? Bueno, los adultos también estamos aprendiendo a serenarnos en ocasiones como estas”.

- Darles la posibilidad y el tiempo de digerir las emociones. Señala Dávila que es muy necesario dejar que los niños se tomen su propio tiempo en calmarse totalmente, para tranquilizarse de manera sana. “A veces los papás decimos: ‘ya está, ya pasó’, pero algo sigue dando vueltas en los pequeños sin necesidad de que ellos lo digan. Este procesamiento puede darse a través de juegos, dejar que ellos interpreten como desean lo ocurrido para dejar que las emociones salgan por ahí; asimismo a través del arte, es decir, pinturas; o de la escritura, en el caso de los mayores. Así los ayudamos a que reconozcan qué es lo que les está pasando. Cuando esto se queda atorado, aparecen otros síntomas incluso ya corporales. No pueden hablar del miedo, dejan de comer, se orinan. Expresar de alguna forma su sentir será beneficioso para ellos en múltiples planos”.

- Evitar exponerlos a mucha información. Pocos noticieros. También se deben dosificar las conversaciones entre adultos frente a ellos.


VIDEO RELACIONADO

¿Cómo actuar frente a un sismo en medio de una pandemia?
El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de México, Hugo López-Gatell, recordó a sus connacionales cómo actuar frente a un sismo de g null

¿Cómo actuar frente a un sismo en medio de una pandemia?