Arturo León

De no ser porque se le ocurrió abrir una licorería en Breña, Angelo Cicala nunca hubiera apostado por un negocio de comida. Mucho menos en Punta Hermosa. Los mejores momentos del día para vender trago eran las noches. Y no le iba mal. Pero hubo una época (mediados de los 90) en la que, debido al terrorismo, tenía que cerrar la tienda cuando el sol se ocultaba. El señor se aburrió: sus ganancias no eran buenas y había muchos obstáculos. Después de encontrar un comprador para ese local, se mudó a al sur de Lima.

“Ahí vivía mi hermana. Ella vendía menú para los obreros que trabajan en construcción y mi papá le dio la idea de abrir algo pequeño”, cuenta Irene Cicala, hija de Angelo. Ella es quien dirige la Trattoria Don Angelo desde que su padre falleció en el 2008. El lugar comenzó así, como una bodega rústica que vendía todo tipo de artículos y, al mismo tiempo, contaba con una carta (y unas cuantas mesitas) para quienes deseen almorzar. Angelo, como buen italiano, se le ocurrió especializarse en pastas. Invitó a sus amigos italianos a comer y, poco a poco, mediante el boca a boca, la tiendita-restaurante se volvió popular. Así fue del 98 al 2004, porque luego compraron el terreno de al lado. Ya cumplieron 15 años en lo que era un terreno baldío y 21 en total.

Así luce la fachada de "Don Angelo" en la actualidad.
Así luce la fachada de "Don Angelo" en la actualidad.

DE ITALIA A LA SELVA PERUANA

Angelo Cicala tenía 24 años cuando pisó por primera vez tierra peruana. Escapó de Italia por la Segunda Guerra Mundial con otros familiares, viajaron en Barco y arribaron a nuestro país. Aquí vivían sus tíos abuelos, de ahí que se animarán a hacer la travesía hasta Sudamérica. “Mi padre era un aventurero. En ese entonces no sabía hacer nada y se fue a la selva a buscar oportunidades. Allá tenía un amigo italiano que lo convenció. Se la pasó vendiendo de todo, hasta que conoció a mi madre. Por eso mis hermanos y yo nacimos en la selva”, relata Irene.

La hija también recuerda que el patriarca de los Cicala siempre les contaba historias de la hambruna que pasó durante los años bélicos. Esa era la razón por la que a él, ya cuando atendía en el restaurante, le gustaba que los platos estén bien servidos. “Desde comenzó, nos metió la idea en la cabeza que a las personas les gusta comer contundente y no quedarse con hambre”, cuenta la también jefa de cocina. Hasta hoy -y en Somos lo pudimos confirmar- tal característica se mantiene. Todo lo que se sirve en “Don Angelo” puede ser comido por una o dos personas. A veces hasta tres.

Otro de los motivos por los que Don Angelo se ha posicionado como uno de los restaurantes más populares del sur chico es la velocidad con la que trabajan en cocina. Aun cuando las 70 mesas del local están llenas, los platos salen rápido. Es impresionante. ¿El secreto? Un importante trabajo de pre-producción. “Los cocineros llegan muy temprano, pican todos los ingredientes que se puedan, las lasagnas siempre están listas desde un día antes para ser metidas al horno, etc.”, explica Irene. Actualmente, por tratarse de verano, 24 personas trabajan en la cocina de “Don Angelo”. Luego el número baja a 17.

La terraza de "Don Angelo".
La terraza de "Don Angelo".

En el logotipo dice que es una trattoria, pero en realidad es más que un lugar de pastas. En “Don Angelo” también se vende comida criolla y marina. La carta, en realidad, es bastante amplia. Encuentras desde un solterito arequipeño hasta un plato “medio”. Este último es un concepto que -aunque habría que comprobarlo con un estudio histórico- posiblemente haya creado Don Angelo. “Los medios platos los creó mi papá allá por el 2005 cuando vio que muchas personas pedían un solo plato para compartir entre dos. Lo que pensó fue mejor dividir en 2 esos platos que eran grandes. Antes, dos personas pedían una milanesa de pollo entera que venía con una porción de arroz y una porción de papas. Ahora puedes pedir una media milanesa y te viene con esas dos porciones. Y te llenas”, comenta.

Según Irene, el plato típico de “Don Angelo”, el que piden todos los días, es el fetuccini a la huancaína con langostinos. ¿Cuándo vas a ir a probarlo?

MÁS INFORMACIÓN

Página web:

Facebook:

Teléfono: 01 - 2307104

Dirección: Mz. J. Lote 15, La Planicie. Punta Hermosa, Lima.

Horario de Atención: Lunes a Domingo de 11 a.m. a 10 p.m.

Delivery: RAPPI / UBER EATS / GLOVO