Mo Yan, Nobel de Literatura 2012, es el invitado de honor de la FIL 2019. (Foto: GEC)
Mo Yan, Nobel de Literatura 2012, es el invitado de honor de la FIL 2019. (Foto: GEC)
Jorge Chávez Noriega

Pocas veces llega de visita un Premio Nobel de Literatura a Lima. Acompañamos a Mo Yan en su paso por la ciudad, en cada una de las actividades en las que participó (oficiales y no oficiales).

Las actividades del premio Nobel chino comenzaron el miércoles a las 10:00 am. Un rato antes, periodistas, críticos literarios y fotógrafos llegaban a uno de los salones del hotel Los Delfines para su conferencia de prensa. salió a la hora pactada. Saludaba y se le veía de buen ánimo. Estaba con ganas de hablar.

Una traductora sirvió de nexo entre el escritor y los medios (como sucedería en sus posteriores presentaciones). Mo Yan comenzó su charla haciendo referencia a Gabriel García Márquez y cómo le cambió la vida leer ‘Cien años de soledad’. “Antes prestábamos atención al qué escribimos y no al cómo. Esto último nos lo enseñaron los escritores latinoamericanos”. Prosiguió destacando la influencia del ‘boom’ en China y elogió la obra de Mario Vargas Llosa. “Me gustaron la mayoría de sus libros, pero si me obligaran a escoger uno sería ‘La guerra del fin del mundo’, confesó el autor de ‘Sorgo rojo’.

Mo Yan, durante el discurso que dio cuando recibio el Premio Nobel en Estocolmo. (Foto: AFP)
Mo Yan, durante el discurso que dio cuando recibio el Premio Nobel en Estocolmo. (Foto: AFP)

También habló de su madre, de cómo perfila a sus personajes femeninos y reflexionó sobre el rol de la literatura. “No rinde económicamente, no puede evitar guerras ni generar cosechas en la agricultura. Sin embargo, la literatura puede ampliar nuestra mente y mejorar nuestra estética. Nos hace diferenciar la belleza de la fealdad y nos ayuda a entender la humanidad. La literatura es la única forma de entender este mundo”.

Luego de este encuentro, Mo Yan enrumbó al Auditorio de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Allí firmó cientos de ejemplares de sus libros y recibió el título de Doctor Honoris Causa. Durante la ceremonia, manifestó sentirse agradecido por la distinción y remarcó la importancia de tender puentes culturales. “Leer las novelas de otras culturas es una de las mejores formas de comunicarnos… como ver películas, bailes, hay muchas formas de comunicarnos”´, afirmó.

Por la ciudad
Tras cumplir con las actividades que tenía programadas por la mañana, Mo Yan se dirigió en un vehículo particular al centro de Lima. Más precisamente, al barrio chino. Acompañado de su hija y nieta, el escritor almorzó en el conocido restaurante oriental Wa Lok. Nos cuentan que el Nobel optó solo por probar algunas sopas. Se animó a caminar por las calles aledañas y, por un instante, se sintió como en casa, a pesar de los miles de kilómetros de distancia.

Junto a Patricia Castro Obando y Marco Martos, Mo Yan encabezó el conversatorio ‘El humor y el poder’ en la FIL 2019. (Foto: GEC)
Junto a Patricia Castro Obando y Marco Martos, Mo Yan encabezó el conversatorio ‘El humor y el poder’ en la FIL 2019. (Foto: GEC)

Regresó a su hotel en San Isidro y descansó antes de su primera presentación en la a. A las 7:00 pm. se presentó ante un Auditorio Blanca Varela repleto. Junto a Patricia Castro Obando y Marco Martos, encabezó el conversatorio ‘El humor y el poder’, donde discutió sobre política y los cambios que había atravesado China en los últimos años.

El paso de Mo Yan por Lima culminará el miércoles 31 de julio con una firma de libros y la conferencia ‘El alimento y el hombre común’, junto a Ricardo Sumalavia. Luego, volverá a su China natal con el recuerdo de una Lima que lo recibió con los brazos abiertos. Y que seguro guardará en su memoria.