Gabriela Machuca Castillo

Cuando se sabe que el Perú solo destina el 0,08% de su PBI a la investigación científica, cunde rápido el desanimo al pensar en el futuro. La cifra es triste en comparación con otros países de la región. Ya ni hablar de lo que pasa en Estados Unidos o Europa. Sin embargo, el actual desarrollo de tres proyectos nacionales, muy interesantes y viables, devuelven la esperanza. Lo que falta no es talento, no. Lo que escasea es decisión y, claro, asignación de recursos.

En una edición especial por sus 30 años, cuyo eje temático será el futuro, la revista Somos publica este sábado una versión extendida de lo que a aquí nos referimos. Una de las misiones tiene como fin llevar bacterias del Ticlio y de Arequipa a la luna; otra, cultivar papas en Marte; y la tercera, “hacer crecer” frutas de nuestra Amazonía en una impresora 3D.

TAGS RELACIONADOS