Asesinatos. Coches bomba. Perros colgados de los postes. Paros armados. Masacres. Pueblos enteros arrasados. Durante 20 años, el Perú permaneció inconsolable debido al cruel accionar de la agrupación terrorista Sendero Luminoso, el principal perpetrador de crímenes y violaciones a los derechos humanos en la historia de la nación. A 25 años de la captura de su líder, Abimael Guzmán Reynoso –condenado a cadena perpetua–, repasamos algunos de los más cruentos episodios de la ola de sangre que dejó, para que nunca más vuelvan a repetirse.