"Una iluminación inmediata de esta magnitud hace de la modestia un estorbo: hay que vociferarla", comenta el autor.
"Una iluminación inmediata de esta magnitud hace de la modestia un estorbo: hay que vociferarla", comenta el autor.
Jaime Bedoya