En 2016 muchos usuarios se vieron afectados por el secuestro de televisores a través de ransomware para Android, como variantes de Simplocker o el Virus de la Policía. (Foto: Difusión)
En 2016 muchos usuarios se vieron afectados por el secuestro de televisores a través de ransomware para Android, como variantes de Simplocker o el Virus de la Policía. (Foto: Difusión)
Redacción EC

Conforme los televisores inteligentes adoptan más funciones, la cantidad y sensibilidad de los datos que manejan es cada vez más relevante para la ciberdelincuencia porque los atacantes encuentran incentivos para diseñar formas de sacar provecho del Internet de las cosas.

Según Statista, en 2018, se vendieron más de 114 millones de Smart TV en el mundo. Según una publicación de IHS Markit, este volumen representaría el 70% de todos los televisores vendidos en ese año. Esto también es una oportunidad para muchos atacantes, que utilizando el sistema operativo del aparato pueden ingresar mediante internet y conseguir datos importantes.

“El hecho de que la mayoría de los televisores inteligentes corran hoy alguna distribución basada en Android implica la conformación de un ambiente donde es más sencillo para los atacantes generar códigos maliciosos capaces de afectar equipos de un diverso abanico de fabricantes, facilitando la transición del malware que actualmente existe para plataformas móviles a sistemas operativos para televisores.”, dijo Denise Giusto Bilic, especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica.

En 2016 muchos usuarios se vieron afectados por el secuestro de televisores a través de ransomware para Android, como variantes de Simplocker o el Virus de la Policía. Asimismo, ADB.Miner, un malware orientado a la minería de criptomonedas que evolucionó para instalarse sin ayuda del usuario mediante configuraciones de depuración habilitadas por defecto.

“Aunque las vulnerabilidades se parchen y los usuarios se eduquen para la detección de estafas, muchos televisores continúan encontrándose en espacios vulnerables, destaca Giusto Bilic. Sin embargo, los atacantes pueden automatizar acciones maliciosas basadas en la interacción con la interfaz de usuario y ejecutar el ataque en pocos segundos conectando u dispositivo similar en apariencia a una memoria USB.

Para estar protegido. ESET Latinoamérica comparte algunas medidas preventivas:

- Contar con alguna solución de seguridad. Estas ofrecen protección contra amenazas para Smart TV, en particular, para aquellas distribuciones basadas en Android.

-Configurar los dispositivos. Reforzar los ajustes del dispositivo para asegurarse de no dejar huecos de seguridad es una de las primeras precauciones a tomar al adquirir un televisor inteligente. 

-Reforzar la seguridad de la red. Si bien configurar correctamente el dispositivo ayuda, no alcanza sin construir un entorno de red seguro. Para proteger los televisores, es importante asegurarse de que el router utilice protocolos seguros y credenciales fuertes, y que su firmware no presente vulnerabilidades.

-Protección física. Para los equipos que se encuentren en espacios vulnerables se debe tener en cuenta la protección de las entradas físicas del dispositivo tanto de red como de USB. Para ello, se puede activar la protección mediante soluciones de seguridad o, en el caso de las TV boxes, en cajas acrílicas con cerrojo. Para proteger los puertos USB se puede utilizar escudos. A su vez, es recomendable tapar la cámara del televisor inteligente cuando no se la está utilizando.