La técnica tiene una ventaja sobre el holograma ya que tiene volumen tridimensional verdadero, pero por ahora no puede tener más de 1 cm de lado. (Foto: captura de pantalla)
La técnica tiene una ventaja sobre el holograma ya que tiene volumen tridimensional verdadero, pero por ahora no puede tener más de 1 cm de lado. (Foto: captura de pantalla)
Redacción EC

Una de las escenas de ciencia ficción más perdurables de la pantalla de cine, la del robot R2-D2 proyectando en el aire una imagen tridimensional de la princesa Leia en “”, está más cerca que nunca de hacerse realidad gracias a la más pequeña de las pantallas: las partículas del tamaño de motas de polvo. Este avance fue explicado el detalle por los especialistas en un video de .

Los científicos han descubierto cómo manipular las motas casi invisibles y usarlas para crear imágenes en 3D más realistas y nítidas que los hologramas, de acuerdo con un estudio publicado el miércoles en . El autor principal, Daniel Smalley, dijo que la nueva tecnología consiste en “imprimir algo en el espacio (y) borrarlo muy rápidamente”.

(Video: YouTube)

En este caso, los científicos crearon una mariposa que parece revolotear sobre un dedo y la imagen de un estudiante que imita a Leia en la escena del filme, según se ve en YouTube.

A pesar de todos los hologramas que ya están en uso, la nueva técnica es la que más se acerca a la escena de “Star Wars”.

“Es fascinante como lo hacen”, dijo Curtis Broadbent, de la Universidad de Rochester, que no participó del estudio pero intenta desarrollar una tecnología similar. “Puede haber gente formando un círculo alrededor de la imagen y cada uno lo vería desde su perspectiva. Eso no es posible con un holograma”.

(Video: YouTube)

Las motas son controladas con luz láser, como el haz del tractor en la serie de ciencia ficción “Viaje a las estrellas”, dijo Smalley, profesor de ingeniería eléctrica en la Universidad Brigham Young. Pero la idea le vino de otra película de ciencia ficción: la escena de “Iron Man” en la que el personaje Tony Stark se calza un guante holográfico. Eso no puede suceder en la realidad porque el brazo de Stark interrumpiría la imagen.

Pasar del holograma a esta tecnología, llamada visualización volumétrica, es como pasar de la impresora bidimensional a la tridimensional, dijo Smalley. Los hologramas tienen apariencia tridimensional, pero “toda la magia sucede en una superficie 2D”.

La clave reside en atrapar y desplazar las partículas en torno de las interrupciones potenciales, como el brazo de Tony Stark, para que “el brazo deje de estar en el camino”.

Al principio, Smalley creyó que la gravedad haría que las partículas cayeran, haciendo imposible generar la imagen, pero la energía del láser cambia la presión del aire de tal forma que las mantiene en el aire, explicó. Admitió luego que faltan años para que pueda usarse esta tecnología a diario.

(AP)

LEE TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS