(Foto: Ana Lía Orézzoli/El Comercio)
(Foto: Ana Lía Orézzoli/El Comercio)
Redacción EC

Desde hace 12 años, Ana Estrada, una psicoterapeuta peruana de 42 años, sufre de polimiositis, un mal que ha hecho que pierda el control muscular de casi todo su cuerpo. Ella ha decidido convertirse en activista y solicita al Estado decidir sobre su muerte.

La polimiositis es un mal inflamatorio poco frecuente que causa debilidad muscular y se vuelve discapacitante con el tiempo, según explica Mayo Clinic.

-[]

-[]

►[]

Esta condición causa en las personas que la padecen debilidad muscular que afecta a ambos lados del cuerpo. La enfermedad suele afectar a los músculos más cercanos al tronco, entre ellos los presentes en “las caderas, los muslos, los hombros, la parte superior de los brazos y el cuello”.

Este mal avanza gradualmente durante meses y años, por lo cual se torna discapacitante.

La polimiositis, que forma parte de las enfermedades llamadas miopatías, se caracteriza por provocar “debilidad muscular, hinchazón, sensibilidad y daño a los tejidos”, detalla la Biblioteca Médica de Estados Unidos.

En un inicio, esta afección dificulta la “capacidad para subir escaleras, pararse después de estar sentado, levantar objetos o alcanzar lugares que estén por encima de la cabeza”, indica Mayo Clinic.

Suele afectar a adultos de entre 30 y 50 años, principalmente a mujeres al igual que las demás miopatías, agrega la entidad.

Aún se desconoce cuál es el origen de la polimiositis, pero es un mal que tiene similitudes con los males autoinmunes, que ocurren cuando el propio organismo ataca por error las células sanas.

Debido a los problemas musculares, las personas que tienen polimiositis suelen presentar otras complicaciones como dificultades para tragar, neumonía por aspiración e insuficiencia respiratoria. Además, tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, pulmonares y cáncer.

La polimiositis no tiene cura y su tratamiento, que busca mejorar la fuerza y función musculares, abarca medicamentos y fisioterapia.

Síguenos en Twitter: