Redacción EC

Hace unos meses dio la vuelta al mundo la historia de , un de jardín (Helix aspersa) bastante singular debido a una característica de nacimiento poco común: había nacido con la espiral de su caparazón en sentido contrario al de las agujas del reloj, a diferencia de la abrumadora mayoría de estos .

Esta semana se pudo conocer que el más famoso de estos animales fue encontrado muerto dentro del invernadero de la Univeridad de Nottingham (Reino Unido) en el que había pasado buena parte de su vida.

Un animal amado por Internet

Jeremy se hizo famoso gracias a la difusión que tuvo su historia en las redes sociales, debido a que su particular condición le impedía reproducirse. Internet bautizó a este molusco como ‘el caracol zurdo’ y el incluso terminó con una cuenta de Twitter.

Así como el caparazón de Jeremy se había desarrollado en el sentido opuesto al de la mayoría de caracoles, toda su distribución anatómica también había seguido ese patrón, lo que llevó a que sus órganos sexuales se encuentren en el lado contrario, impidiéndole aparearse.

Tras ser llevado a la Universidad de Nottingham para ser estudiado por su rareza, esta casa de estudios inició una singular campaña para encontrarle una pareja que sea también ‘zurda’.

El relato adquirió un tinte dramático para las personas que lo siguieron, luego de que se conociera que los ejemplares llevados para procrear con Jeremy, terminaron ignorándolo y apareándose entre ellos para dar lugar a una camada de caracoles ‘diestros’.

Según los especialistas, hay un solo caracol ‘zurdo’ por cada millón de especímenes diestros y esta idea llevó a que el protagonista de esta historia pasara a ser conocido uno de los animales más ‘solitarios’ del mundo.

Legado

Más allá de que un inicio el caracol fue incapaz de reproducirse, Jeremy finalmente pudo procrear descendientes junto a Tomeu –uno de los ejemplares destinados a ser su pareja en un inicio– y llegó a ser padre de otros 56 caracoles que eclosionaron de sus huevos entre el 5 y 6 de octubre. Todos los recién nacidos fueron ‘diestros’.

Jeremy fallecería unos días más tarde, el 11 de octubre, dejando tristes a los seguidores que había acumulado desde noviembre de 2016, cuando se hizo pública su historia.

“Este puede ser el fin para Jeremy, pero ahora que el caracol finalmente ha producido descendencia, tenemos un punto de inicio para nuestra larga investigación”, señaló el doctor Angus Davison, investigador de la Universidad de Nottingham, en el de la casa de estudios.

“En definitiva, nos gustaría saber por qué estos caracoles son tan raros, pero también cómo los lados derecho e izquierdo de sus cuerpos son direccionados a nivel molecular y si un proceso similar tiene lugar durante el desarrollo humano”, añadió el investigador que siguió la historia reproductiva de Jeremy durante todo este tiempo.

Síguenos en Twitter...

TAGS RELACIONADOS