(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)
Christian Mestanza Arquiñigo

Niños construyendo castillos de arena, chicos chapoteando en el agua, adultos tumbados sobre sus toallas esperando broncear sus pieles. Es y la playa se convierte en el lugar perfecto para aprovechar los días soleados. Sin embargo, pasar una jornada de relajo junto al mar implica cuidarse de los rayos ultravioletas (UV) del Sol, que en nuestro país alcanzan índices de radiación extremos.

La sobreexposición puede causar problemas agudos y crónicos, siendo lo más peligroso la aparición de . La incidencia de este tipo de neoplasia se ha incrementado en las últimas décadas, tanto los melanomas como lo no melanomas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la actualidad cada año se producen, a nivel mundial, entre 2 y 3 millones de casos de cáncer de los primeros y 132.000 de los segundos.

En Perú, según el último informe presentado por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), en el 2018 se registraron 944 nuevos casos de melanoma y 2,527 nuevos casos de no melanona. Esto tiene que ver, en parte, porque nuestro país alcanza niveles de radiación considerados extremos.

Índice de radiación UV. (Foto: OMS)
Índice de radiación UV. (Foto: OMS)


Desde hace unos años, Perú ocupa el primer lugar del mundo en presentar altos índices de radiación ultravioleta, alcanzando niveles históricos de hasta 20 puntos, considerado extremo. (Foto: Senamhi)
Desde hace unos años, Perú ocupa el primer lugar del mundo en presentar altos índices de radiación ultravioleta, alcanzando niveles históricos de hasta 20 puntos, considerado extremo. (Foto: Senamhi)

Una persona puede estar expuesta sin protección a los rayos UV hasta entre 20 y 30 minutos sin recibir daño, pasado ese tiempo se hace indispensable utilizar productos que protejan nuestra piel, como los .

El problema es que a la hora de adquirir un bloqueador, y debido a la amplia variedad de la oferta, muchas personas no saben cuál es el que más les conviene. Y una de las mayores interrogantes con respecto a estos productos tiene que ver con el factor de protección solar (FPS). ¿Acaso es lo mismo aplicarse un bloqueador de 30 FPS que uno de 50 FPS o 70 FPS? Aquí te lo explicamos.

¿Qué es el factor de protección solar?

Los bloqueadores contienen ingredientes que absorben, bloquean y dispersan los rayos del Sol. Estos productos han sido formulados para proporcionar diferentes grados de protección contra los rayos UVA, UVB e infrarrojos (IR), todos ellos parte de la radiación UV.

El factor de protección solar viene a ser el sistema numérico que se utiliza para medir la cantidad de protección que un producto proporciona contra las quemaduras de los rayos UV.

“El factor de protección solar es una medida internacional establecida por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, por sus siglas en inglés) por la cual se gradúan lo bloqueadores”, explica a El Comercio el Doctor Christian Loayza, oncólogo de cabeza y cuello de la Liga Contra el Cáncer.

La exposición solar continua genera daño acumulativo e irreparable en la piel, por lo que la utilización del bloqueador solar es indispensable. (Foto: Pixabay)
La exposición solar continua genera daño acumulativo e irreparable en la piel, por lo que la utilización del bloqueador solar es indispensable. (Foto: Pixabay)

Loayza explica que el fin práctico de este indicador es saber cuán efectivo es un bloqueador. Pero dicha efectividad no se mide por la cantidad; es decir, un bloqueador de 50 FPS no es más potente que uno de 30 FPS, lo que quiere decir que no te va a proteger más o mejor. Lo que nos señala el factor de protección solar es cuánto tiempo va a estar activo el bloqueador en la piel.

De hecho, la FDA ha determinado, basada en los numerosos estudios que ha realizado, que el factor de protección solar mínimo para cuidar nuestra piel del Sol es el de 30 FPS.

Entonces, ¿en qué nos beneficia aplicarnos un bloqueador de 70 FPS a diferencia de uno de 30 FPS?

En el tiempo que ese bloqueador va a permanecer activo en la piel.

“Un bloqueador para absorberse demora más o menos 30 minutos cada vez que lo aplicamos. A partir de ahí, ese bloqueador va a permanecer activo en la piel dependiendo del factor de protección que tenga. Por ejemplo, uno de 30 FPS nos va a durar entre una hora y media a dos horas; luego de eso lapso, tenemos que volvernos a aplicar el bloqueador para que siga activo en la piel. Un de 70 FPS, en cambio, nos va a durar unas tres horas y media en promedio”, detalla el galeno.

No obstante, hay que tener en cuenta que existen diversos factores que disminuyen la eficacia de la protección de las cremas bloqueadoras como la sudoración, el contacto con el agua y con la arena de la playa, o el efecto de la fricción con la ropa.

Grupos de riesgo

El doctor Loayza recomienda usar los bloqueadores de 50 FPS en grupos ocupacionales de riesgo, que están más expuestos a los rayos solares, como policías, vendedores ambulantes, quienes realizan trabajo de campo, entre otros.

Las personas con un tipo de piel más delicada o los pacientes con cáncer van a necesitar un factor de protección mayor. (Foto: Shutterstock)
Las personas con un tipo de piel más delicada o los pacientes con cáncer van a necesitar un factor de protección mayor. (Foto: Shutterstock)

Además, según el especialista, las personas con un tipo de piel más delicada o los pacientes con cáncer van a necesitar un factor de protección mayor. “No porque los va a proteger más, sino porque va a tener mejor adherencia al tratamiento. Imagínese echarse bloqueador cada dos horas, eso puede ser algo complicado; más práctico es colocarse un bloqueador que dure más de tiempo”.

Por otro lado, se debe tener en cuenta que muchos productos cosméticos tienen algún factor de protección asociado al producto mismo (por ejemplo los labiales o cremas humectantes), pero no llegan al nivel mínimo indispensables para protegernos de la radiación.

Uso de bloqueador en niños

Hasta los seis meses, lo niños bajo ninguna circunstancias deben usar bloqueador solar y tampoco deben estar expuesto a la radiación, ya que sus pieles son muy frágiles. De lo contrario, podrían sufrir daños hepáticos.

Entre seis meses y un año, con precaución, pueden ser expuestos a la intemperie, pero por poco tiempo y, principalmente, en la sombra y protegidos con sombreros. Desde el año de edad hasta los cinco pueden usar bloqueadores pediátricos. De ahí en adelante ya pueden utilizar bloqueadores convencionales.

Recomendaciones para protegerse de la radiación solar

- Evita las horas punta, entre las 10 a.m. y 3p.m., donde la radiación solar es más fuerte. En estas horas lo mejor es guarnecerse en la sombra.

- Al salir a la intemperie, usa bloqueador solar y aplícalo uniformemente media hora antes de exponerte al sol.

- Cuida principalmente las prominencias de la cara, que es donde más aparece el cáncer: nariz, mentón, frente, pómulos, cuello y orejas.

- Usa lentes de sol que tapen la mayor parte de tu rostro. Estos deben tener, al menos, un filtro UV 400 para cuidarte del cáncer de la conjuntiva y también del cáncer en los párpados.

- Utiliza sombreros de ala ancha y de color oscuro. Algunos también tienen algún tipo de protección UV.

- Cuida tu alimentación. La vitamina A es la única que protege contra la radiación. Puedes encontrar este elemento en los frutos amarillos, rojos y naranjas, así como en la espinaca.

Síguenos en Twitter...