Poner cerveza en un vaso helado puede cambiarle el sabor. (Foto: Reuters)
Poner cerveza en un vaso helado puede cambiarle el sabor. (Foto: Reuters)
Redacción EC

Beber desde vasos congelados es muy común para las personas que se encuentran en un lugar caluroso como la playa, porque la bebida se mantendrá fría durante más tiempo. Sin embargo, eso cambia cuando el bebedor se encuentra en un bar, donde la temperatura es controlada, y tomar desde un vaso helado le dará resultados no tan favorables.

Uno de los factores que perjudicarían tu experiencia al beber cerveza es que las temperaturas frías “destruyen” los sabores en las cervezas, revela la bloguera experta en bebidas y comida Emily Price al portal Gizmodo.

Cambios en el sabor

Según Price, usar un vaso congelado con una cerveza lager barata no tendrá efectos, pero si es más intensa, sí los tendrá. La temperatura ideal para las cervezas está entre 4 y 10 °C. Cuando baja más la temperatura, empezará a cambiar el sabor.

Se debe tomar en cuenta que el vaso fue limpiado antes de que ingresada al congelador, por las que hay buenas posibilidades de que el hielo se mezcle con la cerveza. Del mismo modo, ese vaso también puede recoger muchos sabores del que no se desean probar en la cerveza, por ejemplo un sándwich, u otros productos que se han quedado buen tiempo congelándose.

La cerveza tendrá más espuma

Las burbujas se pegarán a la capa de hielo y tendrán más espesor que la debida. En cambio, con un vaso a temperatura ambiente, la espuma bajará.

Pryce aconseja probar con un vaso sin congelar y uno helado para que la persona se de cuenta de la diferencia de sabores. 

TAGS RELACIONADOS