Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En El Comercio continuamos con nuestra serie de entrevistas a personajes relevantes de la . El extracto presentado a continuación forma parte de la segunda temporada de la serie de podcast “”, en donde buscaremos conocer lo que hay detrás de los científicos, investigadores y expertos peruanos de distintas disciplinas.

LEE TAMBIÉN: Segundo Seclén, “hay casi 65% de gente con sobrepeso y obesidad” | ENTREVISTA

El doctor Carlos Vallejos es uno de los más reconocidos oncólogos del país que continúa en actividad. El fundador de Oncosalud, que también ha sido ministro de Salud y director del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), conversó con El Comercio sobre el impacto negativo de las medidas durante las primeras etapas de la y cómo deben afrontar lo que se viene los pacientes del en el país.


—¿Cómo evalúa el manejo de la pandemia en el Perú?

Desde el inicio de la pandemia, la OMS lo que recomendaba en aquel momento de la eran pruebas, pruebas y pruebas, porque no teníamos ninguna manera de controlar o prevenir esta enfermedad de una forma más activa que determinando quién estaba infectado y hacer la cuarentena dirigida hacia esa persona y sus grupos de contacto cercano. Sin embargo, no se pudo cumplir. Me sumé a las críticas por el pésimo manejo que hubo, no en la primera etapa porque no sabíamos cómo manejar esta situación. Pero sí en la segunda, con el aislamiento que no condujo a nada; el retraso de la puesta en práctica de los descartes con pruebas moleculares, que son las realmente efectivas; y también el retraso en los compromisos de compra de vacunas. No podemos negarlo y por eso hay que ser honestos y decir que fue un mal manejo. Pero luego, cuando inició su gestión Óscar Ugarte reordenó las cosas y, producto de su trabajo, ahora estamos en un programa de vacunación que es bastante efectivo. No tiene mejores respuestas por la actitud de las personas.

—¿Se refiere a la gente que no se quiere vacunar?

Es un público más reticente, que requiere instrucción. No hay que atemorizarlos, sino educarlos para que acudan y cumplan para alcanzar las metas de las autoridades actuales y llegar a los porcentajes que nos permitan alcanzar una inmunidad del rebaño, que nos dará la tranquilidad que necesitamos.

“Los costos se multiplican cuando a un paciente lo afecta un estadio avanzado y requiere un tratamiento más sofisticado”.


—¿Cuánto afectó a los pacientes oncológicos la falta de atención en la pandemia?

Muchísimo, porque aumentaron las muertes. La muerte de una persona no se puede calcular en términos económicos. Pero lo que sí se puede calcular en esos términos es que el cáncer, en estadios avanzados, ya es un problema de salud pública. Las políticas tan radicales que se usaron en países como el nuestro originaron el aumento del índice de avanzado. Esto trajo dos resultados trágicos: aumentaron las muertes y aumentaron los costos de los tratamientos. Una cosa es tratar a un paciente en una etapa inicial, pero los costos se multiplican cuando este mismo paciente, que pudo haber sido tratado y probablemente curado con un tratamiento adecuado, a tiempo y a menor costo, se ve afectado por un estadio avanzado que requiere un tratamiento más sofisticado, más caro y con una posibilidad de sobrevida más baja.

—¿Cómo deben afrontar los pacientes oncológicos estos años que se vienen?

Lo básico es que deben estar vacunados. Todos, sin excepción y sin ningún temor. Esa es la condición número uno, porque nadie sabe hasta cuándo durará esta pandemia. Todos los días se descubren cosas nuevas respecto al COVID-19. Es algo terrible. Es una enfermedad en la cual establecer juicios y pronósticos es sumamente difícil. Entonces, cada uno tiene que aprender a defenderse por sí mismo. Hay reglas muy bien establecidas que debemos cumplir, y dentro de la población de los pacientes con posibilidad o riesgo de , tienen que esforzarse por mejorar. Tampoco debemos olvidar los despistajes, que son el método más económico y efectivo para luchar contra esta enfermedad.


TE PUEDE INTERESAR


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER


SÍGUENOS EN TWITTER...