La ciencia de los zombis [INFOGRAFÍA]
La ciencia de los zombis [INFOGRAFÍA]

No están muertos, pero tampoco vivos. Son zombis y sus historias se han popularizado, sobre todo, entre los más jóvenes.

En la naturaleza, existen muchos casos de organismos infectados (como se supone que sucede con los zombis), que son obligados a suicidarse o a exponerse ante sus principales depredadores para que el parásito que los invade se siga reproduciendo. Por ejemplo, es muy conocido el caso del ‘Toxoplasma gondii’: cuando un ratón queda infectado, pierde completamente el miedo y se enfrenta ante los gatos. El parásito busca llegar al tracto intestinal del felino para seguir viviendo.

POSICIONES ENCONTRADAS

Aunque el popular científico estadounidense Neil deGrasse Tyson asegura que es imposible pensar en la existencia de zombis, otros investigadores han hecho sus investigaciones bajo la premisa del “qué tal si...”.

Algunos se han basado en modelos de expansión de enfermedades para calcular cuánto tiempo resistiría EE.UU. a una invasión zombi (solo 28 días). Otros, asumiendo un mal funcionamiento cerebral, han analizado los diferentes daños cerebrales que podría causar la aparición de muertos vivos.

Instituciones como los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. han lanzado manuales para un apocalipsis zombi... que también sirven en casos de desastres.