UKRAINE - 2020/04/02: In this photo illustration two vials labelled Coronavirus vaccine and syringe are seen on display.
The world is anxiously awaiting for a vaccine against coronavirus. (Photo Illustration by Igor Golovniov/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
UKRAINE - 2020/04/02: In this photo illustration two vials labelled Coronavirus vaccine and syringe are seen on display. The world is anxiously awaiting for a vaccine against coronavirus. (Photo Illustration by Igor Golovniov/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
Redacción EC

La Universidad de Oxford da inicio este jueves a ensayos clínicos en humanos de una vacuna del con la muy ambiciosa esperanza de que esté disponible antes de finales de año y permita pasar la página del confinamiento.

De los más de cien proyectos de investigación que se llevan a cabo en todo el mundo para encontrar una vacuna -la única forma posible de volver a la “normalidad” según Naciones Unidas-, ocho se encuentran actualmente en fase de ensayos clínicos, según la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Este tipo de pruebas ya han comenzado en China y Estados Unidos y se espera que comiencen a finales de mes en Alemania, donde la autoridad federal a cargo de las vacunas dio luz verde el miércoles.

El proyecto de la Universidad de Oxford cuenta con un fuerte respaldo del gobierno británico: fue el ministro de Sanidad, Matt Hancock, quien anunció el comienzo de las pruebas en humanos.

Dirigiéndose a una Cámara de los Comunes reunida en gran parte por videoconferencia, Hancock saludó el miércoles un “desarrollo prometedor” que normalmente tardaría “años” en alcanzar esta fase de la investigación.

En su primera etapa clínica, el ensayo realizado por el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford para evaluar la seguridad y la eficacia de la vacuna involucrará a 1.112 voluntarios: 551 recibirán una dosis de la potencial vacuna del COVID-19 y otro tanto servirán como grupo de control al recibir sin saberlo un inyección sin producto activo.

Los diez participantes restantes recibirán dos dosis de la vacuna experimental, a cuatro semanas de intervalo.

El equipo de la profesora Sarah Gilbert estima sus probabilidades éxito al 80% y en paralelo a la investigación prevé producir un millón de dosis hasta septiembre, para tener amplia disponibilidad antes de finales de año si se confirma su eficacia.

Es un calendario “extremadamente ambicioso” y podría cambiar, reconocen los investigadores.

El principal consejero médico del gobierno de Boris Johnson, Chris Whitty, advirtió el miércoles que la probabilidad de obtener una vacuna o un tratamiento eficaz contra el COVID-19 “dentro del próximo año es increíblemente baja”. Mientras tanto, advirtió, “tenemos que ser realistas: debemos confiar en otras medidas, medidas sociales, que por supuesto son muy perturbadoras”.

Apuesta arriesgada pero necesaria

Según Nicola Stonehouse, profesora de virología molecular de la Universidad de Leeds, la estrategia de no esperar a cada paso antes de iniciar la producción es una “apuesta” arriesgada desde el punto de vista financiero.

Pero una apuesta necesaria “en la situación actual”, asegura a la AFP.

La vacuna que están desarrollando los investigadores de Oxford se basa en un adenovirus modificado que afecta a los chimpancés. “Genera una fuerte respuesta inmunológica con una sola dosis y no es un virus replicante”, por lo que “no puede causar una infección continua en el individuo vacunado”. Esto la hace “más segura para los niños, los ancianos” y los pacientes con enfermedades subyacentes como la diabetes, explican los investigadores.

Muy criticado por su gestión de la crisis sanitaria, el gobierno de Boris Johnson creó un grupo de trabajo la semana pasada para coordinar los esfuerzos de los investigadores y poder producir masivamente una vacuna tan pronto como esté disponible, venga de donde venga.

También está apoyando financieramente una investigación en el Imperial College de Londres, que espera comenzar los ensayos clínicos en junio. Su proyecto se centra en una vacuna basada en un principio diferente.

Encontrar una vacuna es la única forma posible de devolver el mundo a la “normalidad”, advirtió la semana pasada el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidiendo una aceleración de los proyectos en desarrollo.

El lunes, la ONU adoptó una resolución que pide un acceso “equitativo, efectivo y rápido” a una posible vacuna.

AFP

*El Comercio mantiene acceso libre al contenido sobre el COVID-19

-----------------------------------------------------------------

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...