Las vacunas suelen durar años en ser desarrolladas. (Foto: NIKOLAY DOYCHINOV / AFP)
Las vacunas suelen durar años en ser desarrolladas. (Foto: NIKOLAY DOYCHINOV / AFP)
Redacción EC

¿Es posible una vacuna contra el nuevo en 2020? Los directivos de la industria farmacéutica son optimistas, pero advierten que los desafíos serán “colosales” para producir y distribuir los miles de millones de dosis necesarias.

MIRA: Coronavirus | El uso de mascarillas no provoca déficit de oxígeno o intoxicación por CO2

Un centenar de laboratorios de todo el mundo libran una carrera contrarreloj para lograr una o varias vacunas contra el nuevo coronavirus. De ellos, diez han llegado a la fase de ensayos humanos.

“La esperanza de mucha gente es que tendremos una vacuna, quizá varias, de aquí a fin de año”, indicó Pascal Soriot, director general de AstraZeneca, el jueves en rueda de prensa virtual.

MIRA: Warfarina y COVID-19 | “Si no se usa bien, puede ocasionar hemorragias por la nariz, la vagina o el recto”

La empresa británica está asociada a la Universidad de Oxford para la fabricación y la distribución en todo el mundo de la próxima vacuna.

Albert Bourla, jefe de Pfizer, que lleva a cabo ensayos clínicos con la sociedad alemana Biontech, también cree posible una vacuna antes de 2021.

MIRA: Coronavirus | ¿Qué se sabe de la hidroxicloroquina para combatir al virus?

“Si todo va bien, y las estrellas se alinean, tendremos suficientes pruebas de seguridad y eficacia para poder (...) tener una vacuna hacia fin de octubre”, dijo.

Varios años suelen ser necesarios para poner en el mercado una vacuna, pero ante la pandemia de COVID-19 las vacunas experimentales consideradas seguras y eficaces podrían lanzarse en plazos récord.

La Federación Internacional de la Industria del Medicamento (IFPMA) advierte, no obstante, que la producción y la distribución de vacunas se enfrenta a desafíos “colosales”.

Contrarreloj

Uno de ellos, paradójico, es que los índices de transmisión del virus declinen rápidamente en Europa, donde se llevan a cabo varios ensayos médicos.

Esos índices serán demasiado débiles para constatar sus efectos en un medio natural, se inquieta Soriot, y destaca que los estudios en los que los voluntarios se exponen intencionalmente al virus para medir la eficacia de una vacuna, no son aceptables éticamente en el caso de COVID-19.

"No tenemos mucho tiempo", constata.

El nuevo coronavirus ha causado más de 360.000 muertos y contaminado al menos a 5,8 millones de personas desde su aparición en China a fines de diciembre.

El mundo va a necesitar dos dosis de vacuna por persona, es decir 15.000 millones según algunas estimaciones, un verdadero rompecabezas logístico, recuerda el director de la IFPMA, Thomas Cueni.

La industria farmacéutica se ha comprometido a garantizar una distribución equitativa de la o las vacunas validadas, pero “no tendremos las cantidades necesarias el primer día, incluso trabajando a marchas forzadas”, admite Cueni.

En cuanto esté disponible una vacuna, habrá que colocarla en frasquitos de cristal. Pero “no hay bastantes frasquitos en el mundo” constata Soriot. AstraZeneca y otros grupos estudian la posibilidad de almacenar varias dosis por recipiente.

Proteger la propiedad intelectual

Paul Stoffels, número dos y director científico de Johnson and Johnson, agrega que si 15.000 millones de dosis fueran necesarias, varias vacunas deberían ser autorizadas para satisfacer la demanda inicial.

“Todas las vacunas podrían no convenir a todo el mundo en función de sus características”, subrayó.

En particular porque algunas vacunas exigen ser almacenadas a muy baja temperatura, lo que no es posible en todas partes.

Aunque reconocen el imperativo de una distribución universal de la vacuna, los jefes de la industria farmacéutica son unánimes en defender la propiedad intelectual sobre sus innovaciones.

Ésta “es absolutamente fundamental en nuestro sector”, asegura la presidenta de GSK, Emma Walmsley.

Los laboratorios invierten miles de millones, sin estar seguros de recuperar el dinero, según Soriot.

“Si no se protege la propiedad intelectual, nadie tendrá interés en innovar”, consideró.

AFP

*El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido esencial sobre el coronavirus

-----------------------------------------------------------------

¿Cuáles son los síntomas del nuevo coronavirus?

Entre los síntomas más comunes del COVID-19 están: fiebre, cansancio y tos seca, aunque en algunos pacientes se ha detectado dolor corporal, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta y diarrea. Estos malestares pueden ser leves o presentarse de forma gradual; sin embargo, existen casos en los que la gente se infecta, pero no desarrolla ningún síntoma, precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, la entidad dio a conocer que el 80 % de personas que adquieren la enfermedad se recupera sin llevar un tratamiento especial, 1 de cada 6 casos desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar, la gente mayor y quienes padecen afecciones médicas subyacentes (hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes) tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave y que solo el 2 % de los que contrajeron el virus murieron.

¿Quiénes son las personas que corren más riesgo por el coronavirus?

Debido a que el COVID-19 es un nuevo coronavirus, de acuerdo con los reportes que se tienen a nivel mundial, las personas mayores y quienes padecen afecciones médicas preexistentes como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas o diabetes son las que desarrollan casos graves de la enfermedad con más frecuencia que otras.

VIDEO RECOMENDADO

La pandemia de coronavirus avanza a grandes pasos en América Latina. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR

Te puede interesar: