Estudiantes en una clase en un campus universitario. (Pixabay)
Estudiantes en una clase en un campus universitario. (Pixabay)
Agencia Europa Press

Agencia de noticias

Los campus universitarios corren el riesgo de convertirse en superpropagadores de para toda su área de influencia, según un realizado en Estados Unidos, que muestra el peligro de las dos primeras semanas de clase en particular.

MIRA: COVID-19 | ¿Por qué es tan importante que midas tu oxigenación si tienes coronavirus?

Analizando los 30 campus de todo Estados Unidos con la mayor cantidad de casos reportados, los expertos vieron que más de la mitad de las instituciones tenían picos que estaban muy por encima de 1.000 casos de coronavirus por cada 100.000 personas por semana dentro de las dos primeras semanas de clase.

En algunas universidades, uno de cada cinco estudiantes había sido infectado con el virus al final del semestre de otoño. Cuatro tenían más de 5.000 casos. En 17 de los campus monitorizados, un nuevo modelo por ordenador desarrollado por científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) muestra brotes traducidos directamente en picos de infección dentro de sus condados de origen.

MIRA: Sputnik V | Todo lo que se sabe de otra vacuna que puede llegar al Perú

“Los responsables políticos suelen utilizar una incidencia de 50 casos de COVID-19 por cada 100.000 personas a la semana como umbral para los países, estados o regiones de alto riesgo. Las 30 instituciones de nuestro estudio superaron este valor. El número de estudiantes que se infectaron solo durante el otoño es más del doble del promedio nacional desde el comienzo del brote de 5,3 por ciento, con 17,3 millones de casos reportados en una población de 328,2 millones”, explica la autora principal del trabajo, Hannah Lu.

Esta investigación, publicada en la revista revisada por pares ‘’, muestra, sin embargo, que el manejo estricto de los brotes puede reducir los picos en unas dos semanas.

MIRA: El otro virus que preocupa en Asia (y cómo trabajan los científicos para que no provoque otra pandemia)

Los miembros del equipo de investigación utilizaron un modelo avanzado, que evalúa la epidemiología en tiempo real del brote de COVID-19 utilizando un modelo SEIR (susceptible, expuesto, infeccioso y recuperado) para trazar un mapa de cómo se propagó la enfermedad en los campus.

Sacaron informes de casos de COVID-19 de 30 tableros universitarios disponibles públicamente en todo Estados Unidos durante el otoño de 2020. Estas instituciones estaban teniendo clases presenciales, ‘on line’ o un híbrido de ambos. Seleccionaron universidades para las que se informaba diariamente el número de casos y el número total de casos acumulados superaba los 100. Durante esta franja de tiempo, el número de casos nuevos en todo el país había caído por debajo de 50.000 al día.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Sinopharm y AstraZeneca/Oxford: qué se sabe de las vacunas COVID-19 que compró el Perú

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: