El planeta Bespin, de Star Wars, es uno de los que tiene su gemelo en la vida real. (Foto: ESO/L. Calçada)
El planeta Bespin, de Star Wars, es uno de los que tiene su gemelo en la vida real. (Foto: ESO/L. Calçada)
Redacción EC

En años recientes, diferentes agencias espaciales como la y la han adelantado misiones espaciales para explorar el cosmos en busca de estrellas y planetas similares a esos que nos son más familiares, los del

Algunas de estas misiones son el telescopio Kepler y el Tess, que se basan, principalmente, en la técnica de los tránsitos planetarios, que consiste en determinar cómo cambia el brillo de las estrellas lejanas a medida que son eclipsadas por los planetas que las orbitan.

Durante su trabajo de varios años estas misiones han encontrado cientos de sistemas exoplanetarios que poco a poco son detallados por los científicos, quienes han encontrado interesantes características y particularidades en ellos.

A propósito de estos hallazgos, la NASA publicó recientemente un listado de los que, según la agencia, se parecen a los descritos en la serie de ciencia ficción la Guerra de las Galaxias. Estos son cuatro de los ocho seleccionados por la agencia espacial estadounidense, aunque la lista puede ser más larga, tanto como lo permita la imaginación de los científicos.

Coruscant

Es el exoplaneta más recientemente revelado que posee propiedades similares a la Tierra; Kepler-452b, podría, de acuerdo con la NASA, ser un buen sustituto para Coruscant, el mundo de alta tecnología visto en varias películas de Star Wars y cuya superficie está encerrada en una única ciudad que abarca todo el mundo.

“Kepler-452b pertenece a un sistema estelar 1,5 mil millones de años más antiguo que el de la Tierra. Eso daría a cualquier especie tecnológicamente adepta un salto de más de mil millones de años por delante de nosotros”, dice la agencia, y agregan que “los habitantes de Coruscant no solo tienen una superficie planetaria totalmente diseñada, sino también un clima diseñado”.

“En Kepler-452b, las condiciones crecen notablemente a medida que aumenta la producción de energía de su estrella, un síntoma de la edad avanzada. Si este planeta, 1,6 veces el tamaño de la Tierra, fuera realmente similar a la Tierra, y si las formas de vida tecnológicas estuvieran presentes, también se necesitaría algo de ingeniería climática allí”, apunta la agencia.

El planeta Kepler-452b se parece a Cosuscant. (Foto: NASA Ames/JPL-Caltech/T. Pyle)
El planeta Kepler-452b se parece a Cosuscant. (Foto: NASA Ames/JPL-Caltech/T. Pyle)

Mustafar

El planeta Mustafar es la escena de un duelo épico entre Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker en 'La venganza de los Sith', tiene una serie de exoplanetas análogos. Estos mundos fundidos, cubiertos de lava, como Kepler-10b y Kepler-78b, son planetas rocosos en el rango de tamaño de la Tierra cuyas superficies podrían ser infiernos perpetuos.

Kepler-78b, aproximadamente un 20% más grande que la Tierra, pesa dos veces la masa de esta, una densidad que significaría que puede estar compuesto de roca y hierro: "Eso podría hacer que, como Mustafar, sea adecuado para la minería, aunque su órbita extremadamente estrecha alrededor de su estrella, junto con temperaturas abrasadoras, ofrece un escenario poco probable para las operaciones industriales", indica la NASA.

Kepler-10b no es mucho más agradable, dice la NASA. El primer mundo rocoso descubierto usando el telescopio Kepler, también abraza a su sol, unas 20 veces más cerca de lo que Mercurio orbita nuestro.

Un día cálido en Kepler-10b significa máximos durante el día de más de 1.371 grados Celsius, incluso más calientes que la lava que fluye en la Tierra. La superficie, libre de cualquier tipo de atmósfera, podría estar hirviendo con hierro y silicatos.

El hinóspito exoplaneta Kepler-10b es más caliente que la lava en la superficie de la Tierra. (Foto: NASA / Kepler Mission / Dana Berry)
El hinóspito exoplaneta Kepler-10b es más caliente que la lava en la superficie de la Tierra. (Foto: NASA / Kepler Mission / Dana Berry)

Hoth

El planeta OGLE-2005-BLG-390, apodado Hoth, es una supertierra fría, que podría ser un Júpiter fallido. Incapaz de crecer lo suficientemente grande, su masa es cinco veces mayor que la de la Tierra y su superficie está encerrada en el más profundo de los congelamientos, con una temperatura superficial estimada en menos de menos de 220 grados Celsius.

Los astrónomos utilizaron una extraordinaria técnica de búsqueda de planetas conocida como microlentes para encontrar este mundo en 2005, una de las primeras demostraciones de la capacidad de esta técnica para revelar exoplanetas. Con microlentes, la luz de fondo de una estrella distante se usa para revelar planetas alrededor de una estrella más cercana a nosotros”, explica la NASA, que agrega que el planeta se encuentra hacia el corazón de la Vía Láctea, donde una mayor densidad de estrellas hace que los eventos de microlentes sean más probables.

El planeta de hielo OGLE-2005-BLG-390 es apodado Hoth. (Foto: NASA, ESA y G. Bacon [STScI])
El planeta de hielo OGLE-2005-BLG-390 es apodado Hoth. (Foto: NASA, ESA y G. Bacon [STScI])

Tatooine

“Se dice que el planeta natal de Luke Skywalker, Tatooine, posee un ambiente desértico y árido, barrido por las tormentas de arena mientras se asa bajo el resplandor de los soles gemelos. Los exoplanetas reales en la escena de dos o más soles son aún más inhóspitos”, afirma la Nasa.

Kepler-16b fue el primer descubrimiento del telescopio Kepler de un planeta en una órbita "circumbinaria": dos estrellas en círculo, a diferencia de una estrella en un sistema de estrella doble.

Sin embargo, este planeta es probablemente frío, aproximadamente del tamaño de Saturno, y gaseoso, aunque en parte está compuesto de roca. Se encuentra fuera de la "zona habitable" de sus dos estrellas, donde podría existir agua líquida. Y sus estrellas son más frías que nuestro Sol, probablemente dejando el planeta sin vida.

Cuando se anunció el descubrimiento en 2011, Bill Borucki, el ahora retirado investigador principal de la NASA para Kepler en el Centro de Investigación Ames, en Moffett Field, California, dijo que encontrar el nuevo planeta podría ampliar las posibilidades de vida en nuestra galaxia.

"Aproximadamente la mitad de las estrellas pertenecen a sistemas binarios, por lo que el hecho de que los planetas se formen alrededor de estos, así como alrededor de estrellas individuales, solo puede aumentar las probabilidades", puntualiza la NASA.

El sistema estelar binario Kepler-16 crea una doble puesta de sol como la del mundo natal de Luke, Tatooine. (Foto: Foto: NASA/JPL-Caltech/T. Pyle)
El sistema estelar binario Kepler-16 crea una doble puesta de sol como la del mundo natal de Luke, Tatooine. (Foto: Foto: NASA/JPL-Caltech/T. Pyle)

El Tiempo, GDA

Síguenos en Twitter...