(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)
Redacción EC

El afán de perder peso hace que muchas personas recurran a dietas relámpago que prometen grandes resultados en poco tiempo, pero suelen tener un efecto rebote que puede poner en peligro la salud.

Los estudios revelan que las dietas con efecto rebote, llamadas asimismo dietas yoyó, pueden provocar tensión en el corazón.

[]
[]

De hecho, un estudio reciente realizado por la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, y publicado en la revista dice que la salud cardíaca empeora cuando la persona retoma sus hábitos alimentarios malsanos, pero vuelve a mejorar cuando reanuda una alimentación sana. Por ello, los investigadores dicen que la mejor alternativa es siempre comer sano y, en caso de sufrir un desliz, volver a intentarlo.

Amy Pollak, cardióloga de Mayo Clinic, alerta sobre los peligros de las dietas con efecto rebote y recomienda crear un plan de alimentación más sano y estable.

Pollak dice que los estudios presentados en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón muestran que las mujeres posmenopáusicas que hacen dietas con efecto rebote.

"Cuando pierden el peso ganado, luego vuelven a recuperarlo y más adelante vuelven a perderlo, parecen correr más riesgo de morir por motivos cardiovasculares, sea un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular”, afirma.

La especialista también dice que todavía no se conoce por qué afecta a la salud hacer este tipo de dietas. Por ello, no es recomendable hacerles.

Pollak indica que la dieta conocida que ha comprobado reducir el riesgo con el paso del tiempo es la llamada dieta mediterránea, compuesta por 5 porciones diarias de frutas y verduras, cereales integrales, pescado, aceite de oliva, frutos secos y lácteos de bajo contenido graso.

“Esperamos que con esto aparezcan menos dietas con efecto rebote, pues repercuten negativamente sobre la salud cardíaca”, concluye Pollak.

Fuente: Mayo Clinic

Síguenos en Twitter: