No hay evidencia que sustente que el dióxido de cloro es efectivo para curar alguna enfermedad. (Foto: Pixabay)
No hay evidencia que sustente que el dióxido de cloro es efectivo para curar alguna enfermedad. (Foto: Pixabay)
Yerson Collave García

Periodista de Ciencia y Tecnología

yersoncollave@gmail.com

El es presentado como una cura milagrosa para diversas enfermedades, desde el cáncer hasta la diabetes. Y en los últimos meses, sus defensores han añadido a esta larga lista al , sin presentar evidencia alguna.

Así, en medio de la expectativa y desesperación de miles de personas que enfrentan al nuevo coronavirus, muchos recurren al dióxido de cloro (ClO2) para intentar curarse. La información en internet al respecto abunda, al igual que gran cantidad de casos de personas con secuelas por consumir la llamada Solución Mineral Milagrosa (MMS).

El Comercio conversó con especialistas en química y bióloga molecular para conocer qué es el dióxido de cloro, cómo puede afectar el organismo y cuáles serían los efectos adversos que puede generar.

MIRA: Dióxido de cloro | No hay evidencia de que este compuesto sea efectivo contra el COVID-19 ni se justifica su investigación en humanos

¿En realidad libera oxígeno?

Los defensores del dióxido de cloro aseguran que tiene una acción terapéutica pues al ingresar al organismo su supuesto efecto disociativo [división] actúa, es decir, la molécula ClO2 se separaría en oxígeno (O) y cloro (Cl). Ese oxígeno liberado, afirman, ayuda al cuerpo porque el SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, provoca problemas de oxigenación.

Este parece un proceso simple, pero no existe evidencia científica que muestre que efectivamente este efecto químico se dé al interior del organismo una vez que la persona consume dióxido de cloro. Una reciente revisión sistémica de investigaciones científicas sobre la efectividad del CIO2 para tratar el COVID-19 determinó que no hay ningún estudio publicada ni por publicar al respecto. Por lo tanto, no se puede afirmar que este compuesto libere oxígeno en el cuerpo de esta manera.

No hay evidencia de que el dióxido de cloro libere oxígeno en los glóbulos rojos. (Foto: Pixabay)
No hay evidencia de que el dióxido de cloro libere oxígeno en los glóbulos rojos. (Foto: Pixabay)

Por el contrario, según explica Badhin Gómez Valdez, doctor en química del Centro de Investigación en Ingeniería Molecular de la Universidad Católica de Santa María, el ClO2 es un compuesto que no se disocia [separa] fácilmente. Es cierto que puede liberar oxígeno y cloro cuando se disocia, pero esto ocurre cuando la molécula es sometida a cargas eléctricas muy grandes, algo que el cuerpo humano no podría soportar.

“Los defensores dicen que el dióxido de cloro va a llegar directamente a los glóbulos rojos y va a empezar a liberar ahí el oxígeno. ¿De dónde saca la energía para quebrarse, para convertirse en ion cloruro, ion oxigeno? Es poco creíble desde el punto de vista científico”, explica a El Comercio.

MIRA: Los ‘dealers’ del dióxido de cloro: así se mueve en Lima este polémico brebaje

Un desequilibrio en las células

Otro factor a considerar es que el CIO2 y los derivados del cloro son agentes oxidativos, es decir, quitan electrones a otros elementos. El proceso de oxidativo crea radicales libres en nuestras células, que son necesarios para mantener un buen estado de salud, pero “en grandes proporciones, los radicales libres pueden causar daño a las células”, según el Centro de Excelencia en Ciencias de Salud Ambiental de la Universidad de Michigan.

Entonces, este compuesto puede crear estrés oxidativo, que ocurre cuando hay un desequilibrio en nuestras células debido a un aumento en los radicales libres y/o una disminución en los antioxidantes. Con el tiempo, este desajuste en el equilibrio entre los radicales libres y los antioxidantes puede dañar nuestros tejidos”, detalla la entidad.

“Al ser un agente oxidante, le quita un electrón a todo y lo desestabilizada y se produce una cascada de reacciones: mata bacterias, destruye la cápside de un virus y sus proteínas que la recubren”, explica Gómez Valdez.

En ello coincide Alejandra Burela, bióloga molecular y autora principal de sobre el dióxido de cloro y el COVID-19:

“Lo que hace cualquier agente oxidante es una reacción Redox (reducción y oxidación) al capturar electrones se desnaturaliza la molécula a la que se le quita los electrones. Y justo esto pasa en moléculas orgánicas, que tienen nitrógeno, azufre, etc. Por eso es un desinfectante que funciona porque logra matar bacterias, etc., pero el tema es que nuestras células también tienen este tipo de moléculas”.

El dióxido de cloro y derivados del derivados del cloro suelen usarse en el tratamiento del agua, tanto en piscinas como en procesos industriales. (Foto: Pixabay)
El dióxido de cloro y derivados del derivados del cloro suelen usarse en el tratamiento del agua, tanto en piscinas como en procesos industriales. (Foto: Pixabay)

Este proceso químico sustenta la efectividad del dióxido de cloro para el tratamiento del agua, como blanqueador, desinfectante y pesticida, según la

Sin embargo, no se puede considerar que funcione de la misma manera en el organismo, ya que lo estudiado respecto al CIO2 es su efectividad en procesos industriales y no en humanos, advierte Burela.

“Hay mucha teorización sobre lo que sucedería en el cuerpo [cuando se toma dióxido de cloro] y quizá no se sabrá totalmente porque no es ético estudiarlo en humanos. Hay que entender que este es un desinfectante; no está pensado para el consumo humano”, añade la especialista.

[Revisa este sobre por qué no es ético arriesgar a personas en ensayos clínicos que prueben la eficacia del dióxido de cloro].

Efectos en el organismo

Este compuesto ya no suele ser vendido listo para consumir. Las personas que lo comercializan venden clorito de sodio y un “activador” (un ácido cítrico) ; al mezclar ambos componentes se obtiene dióxido de cloro. Con ello logran evadir los controles en algunos países, porque en la práctica no proporcionan CIO2, cuya venta como medicamento ha sido prohibida en países como Argentina. En el Perú, la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) , pero no se ha prohibido explícitamente su venta.

Los efectos adversos del dióxido de cloro han sido reportados por entes reguladores y de vigilancia como (FDA, por sus siglas en inglés): “Recientemente, la FDA recibió nuevas denuncias de personas que experimentaron vómito intenso, diarrea severa, una presión arterial baja potencialmente mortal causada por la deshidratación y fallos hepáticos fulminantes después de beber estos productos”, y graves trastornos hematológicos (metahemoglobinemias, hemolisis, etc.), cardiovasculares y renales.

En el mundo se ha documentado casos de personas con severos efectos colaterales tras consumir dióxido de cloro. (Foto: Silvio AVILA / AFP)
En el mundo se ha documentado casos de personas con severos efectos colaterales tras consumir dióxido de cloro. (Foto: Silvio AVILA / AFP)

La Organización Mundial de la Salud que además de su consumo como solución, su inhalación a través de nebulizadores “puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso producir la muerte si las exposiciones están por encima del valor límite de exposición profesional. La exposición prolongada puede dar lugar a bronquitis crónica y erosiones dentales”.

En el Perú, EsSalud ha reportado que solo en Arequipa el 30% de pacientes hospitalizados con COVID-19 consumieron dióxido de cloro y también hay reportes de casos graves en otras regiones del país.

VIDEO RELACIONADO

Los ‘dealers’ del dióxido de cloro

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter: