Un trabajador de la salud sostiene un frasco con la vacuna Pfizer-BioNTech contra el coronavirus COVID-19 en el centro de vacunación de Freising, en el sur de Alemania. (Christof STACHE / AFP).
Un trabajador de la salud sostiene un frasco con la vacuna Pfizer-BioNTech contra el coronavirus COVID-19 en el centro de vacunación de Freising, en el sur de Alemania. (Christof STACHE / AFP).
Redacción EC

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) de Estados Unidos, el ente que regula la comercialización de fármacos, autorizó una tercera dosis de la vacuna de para los mayores de 65 años y también para mayores de edad en riesgo de salud o especialmente expuestos al .

MIRA: La infección por COVID-19 puede preceder al síndrome de Guillain-Barré en casos raros

Este último grupo de personas especialmente expuestas consiste en los trabajadores de la salud, profesores, cuidadores, empleados de supermercados, personas sin hogar y privadas de libertad, según detalló la FDA.

“La decisión de hoy demuestra que la ciencia y los datos actualmente disponibles siguen guiando la toma de decisiones de la FDA para las vacunas contra el COVID-19 durante esta pandemia”, afirmó en un comunicado la directora del organismo, Janet Woodcock.

MIRA: COVID-19 | “Es un daño a la salud pública que alguien se aplique por su cuenta más de dos dosis”

Asimismo, dijo que a medida que se tenga más información sobre “la seguridad y eficacia” de las vacunas, incluyendo las terceras dosis, la FDA “evaluará” esa información.

Esta decisión de la FDA llega en pleno debate en Estados Unidos sobre la necesidad de administrar una tercera dosis a toda su población y a nivel mundial sobre la idoneidad de hacerlo mientras otros países aún no tienen suficientes vacunas.

MIRA: Hallan un virus muy similar al del COVID-19 en murciélagos de Laos

La autorización de la tercera dosis para estos grupos de personas se anuncia una semana después de que lo recomendara un comité de asesores de la FDA.

La recomendación se tomó en una segunda votación tras haber rechazado previamente, con amplio respaldo, el plan de una tercera dosis para la mayoría de la población, al considerar insuficientes las pruebas para administrar una tercera dosis a todo el mundo.

De este modo se restringe la petición de Pfizer, que había solicitado la aprobación para las personas mayores de 16 años de este refuerzo, seis meses después de la segunda dosis.

Esa recomendación supone un toque de atención para el Gobierno de Joe Biden, que había dado su apoyo explícito a la propuesta de Pfizer y comenzado a hacer planes para iniciar la administración de esta tercera dosis a los mayores de 16 años con la vista puesta en el 20 de setiembre.

En un comunicado, el consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, afirmó que “los refuerzos de la vacuna tienen un papel importante que desempeñar para abordar la amenaza continua de esta enfermedad”, y consideró la decisión de la FDA como un “hito crucial” en la lucha contra el COVID-19.

La de Pfizer es la única vacuna que cuenta con aprobación total para su uso por parte de la FDA, ya que las de Moderna y Johnson & Johnson cuentan solo con autorización de emergencia.

El uso de terceras dosis de Pfizer es actualmente analizado por otro panel de expertos convocados por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés), que podrían formular otras recomendaciones sobre quiénes son aptos a recibir el refuerzo.

Por ejemplo, en caso de que la obesidad genere en una persona “un alto riesgo de (padecer) covid severo”, abarcaría a más de 42% de la población estadounidense.

Los CDC también tendrán que decidir qué lugares de trabajo -entre otros aspectos- pueden conllevar “frecuentes riesgos de exposición institucional u ocupacional al SARS-CoV-2″.

Varios estudios han demostrado que dos dosis de Pfizer o Moderna, o una única inyección de J&J, siguen confiriendo una alta protección contra casos graves de la enfermedad, aunque las defensas son un poco menores para las personas mayores.

La Organización Mundial de la Salud ha pedido una moratoria para que los países más ricos inoculen las dosis de refuerzo, puesto que muchos países - especialmente los de África - apenas han comenzado sus campañas de inmunización.

Sin embargo, Estados Unidos sostiene que es posible ayudar a las naciones de ingresos medios y bajos y, al mismo tiempo, proteger a su propia población vulnerable.

El miércoles, Biden anunció que Estados Unidos compraría 500 millones de dosis adicionales de Pfizer para el mundo, lo que elevaría su contribución al suministro mundial a 1.100 millones.

Agencias

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Sanamente: ¿Qué se sabe sobre la combinación de vacunas?
El doctor Elmer Huerta, explicó en el segmento Sanamente diversas medidas que se están tomando alrededor del mundo. (Fuente: América TV)

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: