(Ilustración: Raúl Rodríguez)
(Ilustración: Raúl Rodríguez)
Elmer Huerta

Oncólogo y especialista en Salud Pública. Colaborador.

ehuertadr@comercio.com.pe

Dos importantes noticias de salud y nutrición se dieron a conocer la semana pasada en el Perú. La primera, los resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) 2016 y la segunda -originada en Panamá- la suspensión de la importación del producto Pura Vida del grupo Gloria por vender como evaporada una mezcla alquimista de agua, ingredientes lácteos, soya, aceites vegetales y sustancias químicas.

--SOBRE ENDES 2016--

Con relación a los resultados de ENDES, se revela que en el año 2016, el 13,1% de la población menor de cinco años de edad sufrió desnutrición crónica, en la que por falta de una alimentación adecuada, el niño no crece en armonía con su edad cronológica. Ese porcentaje representa a 373,000 niños y niñas peruanos que no tendrán el mas brillante de los futuros.

La distribución de la desnutrición crónica difiere de acuerdo al lugar en que se vive, afectando al 7,9% de niños en áreas urbanas (155 mil) y al 26,5% de niños en áreas rurales (218 mil). Sabiendo que el 75.9% de los peruanos vive en las ciudades y solo el 24.1% vive en zonas rurales, se ve claramente que la prevalencia de desnutrición crónica infantil golpea desproporcionadamente a los niños de zonas rurales, desnudando la existencia de los dos Perú, el abandonado y el muy abandonado.

Si bien es cierto que la desnutrición crónica infantil se ha reducido en 1,3 puntos porcentuales con respecto al año 2015, es importante decir que ha disminuido en 6,4% en los últimos cinco años (2011-2016).

En el caso de la anemia, las cifras son más desmoralizadoras, habiéndose revelado que el 43,6% de niños peruanos entre 6 y 35 meses de edad tuvo anemia el 2016, documentándose nuevamente que es mayor en el área rural (53,4%) que en el área urbana (39,9%).

Más perturbador es el hecho que la anemia aumentó en 2,0 puntos porcentuales con respecto al 2015. Los más anémicos son los niños de Puno (75,9%), Loreto (60,7%), Pasco (60,6%), Huancavelica (58,1%) y Ucayali (57,1%).

Los datos de la encuesta ENDES son por tanto muy claros: la sociedad peruana esta descuidando la alimentación de sus niños y las consecuencias de ese descuido se van a manifestar en las próximas décadas.

Si quieres saber qué opina el doctor Elmer Huerta sobre el tema del producto que no se puede vender en un mercado extranjero al no ser realmente , sigue leyendo del blog .

TAGS RELACIONADOS