Reconstrucción artística del ‘Scaphokogia totajpe’. (Ilustración: Jaime Bran)
Reconstrucción artística del ‘Scaphokogia totajpe’. (Ilustración: Jaime Bran)
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

Aldo Benites-Palomino, investigador del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), estaba todavía en la universidad cuando se interesó en que había sido desenterrado en 1994 en Sacaco (Arequipa) –cuando él tenía solo unos meses de nacido–, y que hasta ese momento seguía sin ser estudiado. Esta semana, Benites-Palomino ha dado a conocer, junto con otros especialistas, los resultados del trabajo llevado a cabo sobre este resto fósil: se trata de una inédita especie de cachalote que habitó el mar peruano hace unos siete millones de años. Ha sido bautizado como ‘Scaphokogia totajpe’, proveniente de la lengua mochica ‘tot’ y ‘ajpe’, que quiere decir ‘cara grande’.

—¿Por qué es tan valioso este hallazgo?

En primera instancia, se sabía que este fósil pertenecía a un grupo conocido como cachalotes pigmeos, que hasta la fecha existen. Estos animales son rarísimos y muy difíciles de observar actualmente. En el mar del Perú, pueden haber sido vistos menos de 10 veces. Como sabemos tan poco de estos animales, es muy difícil estudiarlos, sobre todo porque el ‘Scaphokogia totajpe’ es una especie tan rara. Nadie en el mundo estudiaba cachalotes hasta hace poquísimos años. Recién, más o menos 10 años atrás, se han obtenido más datos de especies modernas de este tipo.

Aldo Benites-Palomino es becario de Ernst Mayr del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Panamá) y estudiante de maestría de la Universidad de Zúrich (Suiza). (Foto: Archivo personal)
Aldo Benites-Palomino es becario de Ernst Mayr del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Panamá) y estudiante de maestría de la Universidad de Zúrich (Suiza). (Foto: Archivo personal)

—¿Qué hace tan peculiar a esta especie?

El ‘Scaphokogia totajpe’ es muy distinto a cualquier otra especie de cachalote pigmeo estudiada anteriormente. Este extinto animal tenía una cara que parecía un ladrillo, a diferencia del resto de cachalotes que tienen la cara toda plana. El hueso de este ejemplar era gruesísimo y la cara estaba engrosada como un lastre inmenso. Otro punto resaltante es que los cachalotes tienen una especie de concavidad en el cráneo donde van los órganos de la nariz y los músculos, pero este animal llegaba al extremo, su cráneo estaba tremendamente deformado. Esas adaptaciones tan extrañas nos hicieron preguntarnos demasiadas cosas. La naturaleza introdujo una especie absolutamente rara.

—¿Qué se sabe de su comportamiento?

El animal no comía como un cachalote moderno. Las especies actuales se alimentan de peces o de calamares, animales que cazan y se tragan vivos. El ‘Scaphokogia totajpe’ no. Este, como tenía la cara tan pesada, parecía que la usaba como un sensor que pegaba al fondo del océano para buscar a sus presas favoritas, que debieron ser calamares, pulpos o peces que viven pegados al fondo marino, como los lenguados.

(Infografía: Jean Izquierdo)
(Infografía: Jean Izquierdo)

—¿Existen animales similares en la actualidad?

Hoy existen muchos delfines y ballenas grandes, como las jorobadas o azules; hace siete millones de años, el mar estaba dominado por ballenas pequeñas, picudas y cachalotes. Sabíamos que habían existido cachalotes que se alimentaban de peces como las especies actuales o cachalotes hipercarnívoros, como el famoso leviatán; no teníamos ni idea de que había animales que pegaban su cara al fondo marino o que se alimentaban ahí. Eso es algo muy significativo porque ningún cetáceo moderno se alimenta como este animal, no hay nada en la actualidad que se le parezca.

—En esa época, ¿cuál era la extensión de nuestro litoral costero?

El mar peruano, hace unos siete millones de años, entraba en la tierra entre 50 km y 100 km. Eso quiere decir que el litoral costero más o menos debió haber pasado por la ciudad de Ica; Nasca debió haber estado bajo el mar, al igual que las ciudades de Lima, Piura, Trujillo y Chiclayo.

—¿Debido a eso, el Perú tiene una importante riqueza fósil?

Lo que sucede con zonas como Lima o Lambayeque es que debido a su geografía accidentada no hay áreas donde fuese posible depositar los fósiles para su preservación. Pero en todo el desierto de Ocucaje (Ica) y el norte de Arequipa, al ser áreas planas que no han sufrido mucho los efectos del clima, ha sido posible preservar zonas inmensas llenas de fósiles.

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...