Fragmentos de pergaminos bíblicos de 2000 años de antigüedad del período Bar Kojba. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)
Fragmentos de pergaminos bíblicos de 2000 años de antigüedad del período Bar Kojba. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)
Redacción EC

desveló el martes fragmentos de un pergamino bíblico de 2.000 años de antigüedad descubierto en el desierto de Judea, en el sur de Israel, y calificó el hallazgo de “histórico” y uno de los más importantes desde los Manuscritos del Mar Muerto.

MIRA: El misterio de las grabaciones de voz humana hechas 3 décadas antes que las de Thomas Edison

“Por primera vez en unos 60 años, las excavaciones arqueológicas han descubierto fragmentos de un pergamino bíblico”, dijo la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) en un comunicado.

Los fragmentos, escritos en griego, han permitido, según los investigadores israelíes, reconstruir pasajes de los libros de Zacarías y Nahum, que forman parte del libro de los doce profetas menores de la Biblia.

MIRA: Entre un secreto, una tragedia y el éxito: ¿quiénes fueron los hijos de Albert Einstein y qué pasó con ellos?

Fueron encontrados durante unas excavaciones en una cueva de un acantilado de la reserva natural de Nahal Hever, en el marco de una campaña de lucha contra el saqueo del patrimonio.

Para llevar a cabo la operación, que se extendió a la parte del desierto de Judea situada en Cisjordania, un territorio ocupado por Israel desde 1967, la AAI proporcionó a los arqueólogos drones y equipo de montaña, incluidas cuerdas para descender en rapel.

MIRA: Científicos hallan en Egipto el cementerio de mascotas más antiguo del mundo

Además de los fragmentos de pergamino, se desenterraron objetos que remontan a la revuelta judía de Bar Kokhba contra los romanos (132-136 d.C.), así como un esqueleto de niño momificado de 6.000 años de antigüedad envuelto en tela y una cesta de 10.500 años, probablemente la más antigua del mundo, estima la AAI.

Los fragmentos incluyen pasajes en griego del libro de los doce profetas menores. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)
Los fragmentos incluyen pasajes en griego del libro de los doce profetas menores. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)

Según Israel Hasson, el director de la AAI, que expone las piezas en su laboratorio del Museo de Israel en Jerusalén, la iniciativa lanzada en 2017 tiene como objetivo “salvar estas raras e importantes piezas patrimoniales de las garras de los ladrones.”

Desde el descubrimiento de los Manuscritos del Mar Muerto hace más de 70 años en las cuevas de Qumrán, las cuevas rocosas del desierto de Judea se han convertido en objetivo de saqueadores de antigüedades.

Estos 900 manuscritos se consideran uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de todos los tiempos porque incluyen textos religiosos en hebreo, arameo y griego, así como la versión más antigua conocida del Antiguo Testamento.

Es probable que el nuevo descubrimiento sea una parte faltante de un pergamino de los Profetas Menores descubierto en 1952, que incluye la profecía de Miqueas sobre el Fin de los Días y el surgimiento de un gobernante de Belén.

Algunos de los Manuscritos del Mar Muerto constituyen el testimonio más antiguo del texto bíblico encontrado hasta la fecha. Son una colección de 972 manuscritos y la mayoría datan del año 250 a. C. al año 66 d. C., antes de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén por los romanos en el año 70 d. C.

En los mismos trabajos de excavación, los arqueólogos han descubierto lo que puede ser la canasta sobreviviente más antigua del mundo.

Arqueóloga Naama Sukenik muestra una canasta de 10.500 años que data del período Neolítico que fue desenterrada en la cueva de Murabaat en el desierto de Judea. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)
Arqueóloga Naama Sukenik muestra una canasta de 10.500 años que data del período Neolítico que fue desenterrada en la cueva de Murabaat en el desierto de Judea. (Foto: MENAHEM KAHANA / AFP)

Hecha de cañas tejidas, la canasta, completa con tapa, nada menos, tiene más de 10.500 años, según la datación por radiocarbono de la profesora Elisabetta Boaretto del Instituto de Ciencias Weizmann en Rehovot, dijo la IAA. Ese es el período Neolítico, anterior a la llegada de la cerámica a la región (la cerámica surgió en el este de Asia mucho antes).

Al igual que los pergaminos mucho más tardíos, la canasta sobrevivió todos estos años debido al notable calor y la aridez de su ubicación: las cuevas de Muraba’at en la reserva de Nahal Darga. Además, era grande con una capacidad de alrededor de 90 a 100 litros, lo que sugirió a los arqueólogos que quizás se usara para almacenamiento. Sin embargo, no había restos en el interior para indicar lo que podría haber almacenado.

Los topógrafos también encontraron los restos momificados de forma natural de un pequeño, probablemente una niña, envuelto en tela, como si le hubieran puesto una manta sobre él o ella, dijeron. Completo con pelo, el cuerpo data de hace unos 6.000 años, anterior a los pergaminos en unos cuatro milenios. La criatura, acurrucado en posición fetal, aparentemente tenía entre 6 y 12 años, según un escaneo preliminar realizado por la doctora Hila May de la Universidad de Tel Aviv.

Además, los arqueólogos encontraron un alijo de monedas de los días de la desafortunada revuelta de Bar Kojba contra los romanos en 133-135 de nuestra era. Las monedas llevan los símbolos judíos típicos de la época, como un arpa y una palmera datilera.

Trabajando en tres equipos bajo las órdenes de los oficiales de la IAA Oriah Amichai, Hagay Hamer y Haim Cohen, los investigadores también descubrieron puntas de flechas y lanzas, telas tejidas, sandalias e incluso peines para piojos de la época de la revuelta.

Agencias

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Descubrimiento de más de cien sarcófagos intactos en Egipto
Egipto presentó el sábado un centenar de sarcófagos de más de 2.000 años de antigüedad en perfecto estado, descubiertos en la necrópolis de Saqqara, al sur de E

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: