Ilustración: Osiris-Rex acercándose a la superficie del asteroide Bennu. (Foto: NASA/GODDARD/UOA)
Ilustración: Osiris-Rex acercándose a la superficie del asteroide Bennu. (Foto: NASA/GODDARD/UOA)
Redacción EC

La sonda espacial estadounidense Osiris-Rex abandonó el lunes la órbita del asteroide Bennu, del que recogió muestras de polvo el año pasado, para comenzar su largo viaje de regreso a la Tierra.

MIRA: ¿Cuándo iniciarán los vuelos privados a la Estación Espacial Internacional?

El aparato debe recorrer una gran distancia antes de aterrizar en el desierto de Utah el 24 de setiembre de 2023.

Osiris-Rex “se está alejando ahora a más de 600 millas (casi 1000 km) por hora de Bennu, de camino a casa”, dijo Dante Lauretta, jefe de la misión, en una transmisión de video de la NASA.

MIRA: Este es el sonido que genera el helicóptero Ingenuity mientras vuela en Marte | VIDEO

Sus propulsores se activaron sin incidentes durante siete minutos para poner la sonda en la trayectoria correcta, para un viaje de 1.400 millones de millas (2.300 millones de kilómetros).

Esta imagen, la última de muchas tomada por la nave espacial, muestra la media luna de Bennu con su lado nocturno fusionándose con la oscuridad total del espacio mientras la nave espacial se alejaba de Bennu, informa la NASA.

MIRA: La NASA logró fabricar oxígeno por primera vez en Marte
Última imagen del asteroide Bennu tomada por la misión OSIRIS-REx. (NASA)
Última imagen del asteroide Bennu tomada por la misión OSIRIS-REx. (NASA)

Carga más de 60 gramos de polvo y fragmentos del asteroide, la muestra más grande recolectada por la NASA desde las rocas lunares traídas por las misiones Apolo.

Para lograr este objetivo, la NASA lanzó una operación de alto riesgo en octubre de 2020: la sonda entró en contacto con el asteroide durante unos segundos y se emitió una ráfaga de nitrógeno comprimido para levantar la muestra de polvo.

La sorpresa fue que el brazo de la sonda se hundió varios centímetros en la superficie del asteroide, mostrando a los científicos que las “superficies de los asteroides de escombros están muy poco consolidadas”, dijo Lauretta.

Toda la misión casi se vino abajo cuando la NASA se percató unos días después de que la válvula del compartimiento de recolección no se cerraba, dejando que los fragmentos escaparan al espacio.

Un video muestra el momento en que el brazo robótico de la sonda Osiris-Rex toca el asteroide Bennu. (Foto: Handout / NASA TV / AFP)
Un video muestra el momento en que el brazo robótico de la sonda Osiris-Rex toca el asteroide Bennu. (Foto: Handout / NASA TV / AFP)

Pero la preciosa carga -cuyo análisis ayudará a comprender mejor la formación del Sistema Solar y el desarrollo de la Tierra como planeta habitable- finalmente fue asegurada tras ser transferida a una cápsula adosada al centro de la nave.

En dos años y medio, esa cápsula se lanzará unas horas antes de su entrada a la atmósfera terrestre y usará un sistema de paracaídas para ralentizar su ingreso.

Durante dos años, Osiris-Rex estudió el asteroide, revelando los muchos secretos de este cuerpo antiguo y entregando pistas sobre su consistencia similar a un montón de escombros y su terreno superficial, que resultó ser mucho más rocoso y accidentado de lo que inicialmente se esperaba a partir de las observaciones de telescopios terrestres.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Misión de la NASA busca desviar el rumbo de los asteroides
Misión de la NASA busca desviar el rumbo de los asteroides. Fuente: [VOA]

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter: