Kit Hamley sostiene un gran cráneo de león marino macho de una pila de huesos en suelo de Malvinas - (UNIVERSIDAD DE MAINE)
Kit Hamley sostiene un gran cráneo de león marino macho de una pila de huesos en suelo de Malvinas - (UNIVERSIDAD DE MAINE)
Agencia Europa Press

Agencia de noticias

Los resultados de un nuevo estudio dirigido de la Universidad de Maine sugieren que los europeos no fueron los primeros en pisar las Islas Malvinas.

MIRA: Fraude de las “momias alienígenas de Nasca” vuelve a tomar fuerza en Perú

La mayor parte de las pruebas de la investigación, dirigida por Kit Hamley, indican que indígenas sudamericanos probablemente viajaron a las islas Malvinas entre 1275 y 1420 d.C., aunque no se pueden descartar fechas anteriores, según publican en la revista

Desde el primer avistamiento registrado por los exploradores europeos en el siglo XVII, los científicos e historiadores han creído que los europeos fueron los primeros en pisar las Islas Malvinas. Sin embargo, los resultados del nuevo estudio sugiere lo contrario, es decir, que la actividad humana en las islas es anterior a la llegada de los europeos.

MIRA: Científicos hallan sangre humana en una máscara de oro milenaria de la cultura Sicán

Kit Hamley, investigadora graduada de la Fundación Nacional de Ciencias del Instituto de Cambio Climático de la UMaine, dirigió la primera investigación científica sobre la presencia humana prehistórica en el archipiélago del Atlántico Sur. Ella y su equipo recogieron huesos de animales, registros de carbón vegetal y otras pruebas de las islas en múltiples expediciones y las examinaron en busca de indicios de actividad humana mediante la datación por radiocarbono y otras técnicas de laboratorio.

Una señal notable de actividad humana preeuropea procede de un registro de carbón vegetal de 8.000 años de antigüedad recogido en una columna de turba de la isla Nueva, situada en el extremo suroeste del territorio.

MIRA: Científicos revelan el origen de las misteriosas momias chinas de Tarim

Según los investigadores, el registro mostraba indicios de un marcado aumento de la actividad de los incendios en el año 150 de la era cristiana, y luego picos abruptos y significativos en 1410 y 1770 de la era cristiana, el último de los cuales se corresponde con el asentamiento europeo inicial.

La punta de lanza hallada en las Islas Malvinas. (Foto: Science Advance)
La punta de lanza hallada en las Islas Malvinas. (Foto: Science Advance)

Los investigadores también recogieron muestras de lobos marinos y pingüinos en la Isla Nueva, cerca del lugar donde un propietario descubrió una punta de proyectil de piedra que coincide con la tecnología que los indígenas sudamericanos han utilizado durante los últimos 1.000 años. Los huesos estaban amontonados en montones discretos en un sitio. Hamley afirma que la ubicación, el volumen y el tipo de huesos indican que los montículos fueron probablemente ensamblados por humanos.

La mayoría de las pruebas recogidas por Hamley y sus colegas indicaban que los indígenas sudamericanos probablemente viajaron a las islas Malvinas entre 1275 y 1420 d.C. Sin embargo, no se puede descartar una fecha de llegada anterior a 1275 d.C., ya que algunas pruebas se remontan incluso a épocas anteriores, según los investigadores.

Por ejemplo, el equipo encontró un diente de un zorro extinto de las Islas Malvinas llamado guará con una fecha de radiocarbono de 3450 a.C., la más antigua para la especie. En cualquier caso, todos los hallazgos del equipo indican que hubo gente en el archipiélago antes del navegante británico John Strong en 1690, el primer europeo que pisó el archipiélago.

Según los investigadores, es probable que los indígenas visitaran las islas para realizar múltiples estancias de corta duración, en lugar de una ocupación prolongada. Como resultado, dejaron allí pocos materiales culturales, pero los suficientes para que Hamley y sus colegas encontraran una huella antropogénica y paleoecológica discernible y realizaran su estudio.

Estos hallazgos amplían nuestra comprensión del movimiento y la actividad de los indígenas en el remoto y duro Océano Atlántico Sur -señala dice Hamley, estudiante de doctorado en Ecología y Ciencias Ambientales de la UMaine-. Esto es realmente emocionante porque abre nuevas puertas para colaborar con las comunidades indígenas descendientes para aumentar nuestra comprensión de los cambios ecológicos del pasado en toda la región”.

Añade que “la gente ha especulado durante mucho tiempo que era probable que los indígenas sudamericanos hubieran llegado a las Islas Malvinas, así que es realmente gratificante llegar a desempeñar un papel en ayudar a traer esa parte del pasado a la vida de las islas”.

El estudio más reciente de Hamley se basa en su investigación sobre el guará (‘Dusicyon australis’), una especie extinta de zorro. El guará era el único mamífero nativo y terrestre que residía en las islas Malvinas en el momento de la llegada de los europeos. La caza posterior acabó con la especie en 1856, convirtiéndola en el primer cánido extinto del registro histórico, afirma Hamley.

Durante años, varios estudiosos, entre ellos Charles Darwin, han debatido los orígenes del guará y cómo llegó a las islas. Hamley plantea la hipótesis de que los humanos podrían haber introducido la especie en el archipiélago antes del asentamiento europeo. Muchos rechazaron antes esta teoría por falta de pruebas científicas, pero los últimos hallazgos del equipo de Hamley reabren esa posibilidad, dice. Es posible que los indígenas sudamericanos hayan domesticado a los guarás, como hicieron con otros zorros y cánidos, y los hayan llevado a las islas durante sus viajes y estancias de corta duración.

Durante una expedición a las islas en 2018, Hamely y sus colegas encontraron tres muestras de huesos de guará en la granja de Spring Point, en Malvinas Occidentales. La datación por carbono y el análisis isotópico revelaron que los guarás cuyos huesos se analizaron “tenían una dieta basada en el mar que consistía principalmente en depredadores marinos de alto nivel” como los leones marinos y las focas de piel, una dieta similar a la de los sudamericanos indigenistas marinos en la prehistoria, según los investigadores. Aunque estos hallazgos podrían reflejar la búsqueda de comida en la costa, podrían ejemplificar los alimentos que sus potenciales homólogos humanos se procuraban y comían, dicen los investigadores.

“Este estudio tiene el potencial de cambiar la trayectoria de la futura investigación ecológica en las Malvinas -subraya Hamley-. La introducción de un depredador de primer orden, como el guará, podría tener profundas implicaciones para la biodiversidad de las islas, que albergan aves marinas que anidan en tierra, como pingüinos, albatros y cormoranes”.

“También cambia la siempre cautivadora historia de las relaciones humano-caninas del pasado -añade-. Sabemos que los indígenas sudamericanos domesticaron a los zorros, pero este estudio ayuda a mostrar la importancia potencial de estos animales para esas comunidades desde hace miles de años”.

Hamley realizó su investigación durante tres expediciones a las Islas Malvinas en 2014, 2016 y 2018. Durante el viaje de 2016, participó en el programa Follow a Researcher de UMaine, a través del cual los científicos dan a los estudiantes de K-12 un vistazo a su trabajo a través de actualizaciones de la expedición en vivo, chats de Twitter y videos.

El estudio dirigido por Hamley contribuye al creciente conjunto de investigaciones científicas sobre la historia ecológica, antropológica y climática de las Islas Malvinas realizadas por investigadores de la UMaine. Un estudio dirigido por la UMaine en 2020 descubrió que el establecimiento de colonias de aves marinas en las islas en respuesta a un abrupto período de enfriamiento regional hace 5.000 años cambió sus ecosistemas.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

Científicos polacos descubrieron una momia egipcia embarazada
Científicos polacos descubrieron una momia egipcia embarazada

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS