La excavación de la tumba M12, en la que se encontró el brasero. En la foto, el brasero se puede ver en el borde inferior central del círculo central. (Foto: Xinhua Wu)
La excavación de la tumba M12, en la que se encontró el brasero. En la foto, el brasero se puede ver en el borde inferior central del círculo central. (Foto: Xinhua Wu)
Redacción EC

Un equipo de científicos ha descubierto que una de las piezas encontradas en la excavación de un cementerio chino, realizada en 2013, de 2.500 años de antigüedad contenía en su interior. Todo parece indicar que el hallazgo sería la primera evidencia del consumo de la planta como sustancia psicoactiva con fines ceremoniales.

Los restos se encontraron en unos pequeños braseros de madera enterrados en algunas de las tumbas. En un principio, se pensó que no eran más que residuos de madera, pero un posterior análisis de laboratorio determinó la presencia de cannabinol (CBN), cannabidiol (CBD) y cannabiciclol (CBL), tres componentes de la marihuana. Los resultados fueron publicados en la revista .

"Son las muestras más antiguas de cannabis fumado", dice el investigador de la Universidad de la Academia de Ciencias China y coautor del estudio, Yimin Yang. El modo de consumirlo era colocando partes de la planta en el braseros y sobre ellas se colocaban las piedras calentadas al fuego hasta que subiera el humo.

El historiador griego Heródoto de Halicarnaso ya había mencionado que las personas de esta región utilizaban las semillas de la planta para “bañarse de placer” con el sahumerio.

Si bien ya se conocía que los habitantes la región consumían marihuana, hasta la fecha, no se había detectado su uso como sustancia psicoactiva, sino más bien como alimento (sus semillas), para la obtención de aceite y como fibra, en particular los tallos, para confeccionar tejidos.

Del análisis de las muestras los investigadores concluyeron, además, que el compuesto más presente era el cannabinol, un producto de la descomposición por oxidación del componente más psicoactivo de la marihuana, llamado tetrahidrocannabinol (THC). Este compuesto solo se ha encontrado, en su forma natural, en especies de Afganistan, por lo que es probable que los lugareños hayan llegado a domesticar la planta especialmente para poder utilizar sus principios alucinógenos.

Síguenos en Twitter...