Los especialistas de la UTEC han probado la capacidad de corte del brazo robótico en naranjas. Utilizarán luego carne de cerdo. (Foto: UTEC)
Los especialistas de la UTEC han probado la capacidad de corte del brazo robótico en naranjas. Utilizarán luego carne de cerdo. (Foto: UTEC)
Diego Suárez Bosleman

Periodista de Ciencia y Tecnología

diego.suarez@comercio.com.pe

Hace unos diez años, se volvió una sensación de al cortar y coser con gran precisión la cáscara de una uva. Hoy, este equipo –con un valor de dos millones de dólares y más de 5.500 unidades fabricadas– ayuda a cirujanos de todo el mundo a realizar operaciones de forma eficiente y remota. En el Perú, especialistas de la Universidad de Ingeniería y Tecnología () desarrollan su propio quirúrgico. El Comercio conversó con la investigadora principal del proyecto, Ruth Canahuire, directora de ingeniería mecatrónica y electrónica de la UTEC.

—¿Cómo nació esta iniciativa y cuándo comenzó su desarrollo?

En el 2018, decidimos trabajar en la primera estación de cirugía robótica del Perú. Comenzamos a buscar información sobre trabajos previos que pudiésemos usar de referencia, pero en el país no encontramos estudios al respecto. Con base en lo que hallamos en el ámbito internacional, nos presentamos al Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica (Fondecyt), que lanzaba su convocatoria para el financiamiento de proyectos de investigación aplicada. Ganamos e iniciamos el desarrollo de la estación de cirugía robótica en los primeros meses del 2019.

— ¿Cuán avanzada está la estación?

En esta primera etapa, toda la cantidad de tecnología e infraestructura que teníamos que desarrollar a corto tiempo solo nos permitió tener un solo brazo robótico. El brazo puede realizar actividades de corte dependiendo de la trayectoria que el cirujano desea trazar. El especialista controla la máquina a través de un ‘joystick’ desde la estación, que está cercana al robot. Nuestro ‘joystick’ posee tecnología que le permite al cirujano sentir la rigidez de la superficie donde está cortando.

Conoce a las tres mujeres más poderosas en la industria tecnológica

— ¿A qué distancia el cirujano puede controlar el brazo robótico?

Ahora, la distancia máxima es de unos tres metros. Actualmente, estamos cerrando toda la parte del control local. Para finales del proyecto, que termina en agosto de este año, ya deberíamos tener lista la parte de control remoto; es decir, vamos a poder controlar el robot desde puntos fuera de la estación. La idea es que el especialista controle el robot desde cualquier parte del país y desde cualquier computadora que tenga una buena conexión a Internet.

Canahuire estudió Ingeniera Mecatrónica en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). (Foto: UTEC)
Canahuire estudió Ingeniera Mecatrónica en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). (Foto: UTEC)

— ¿Cómo ha sido la labor de ‘educar’ al brazo?

El brazo robótico fue traído de Alemania. Este tipo de equipos se utilizan para múltiples aplicaciones, como en la industria de alimentos o en el sector educativo. No vienen programados para hacer cirugía. Aquí, nosotros le estamos agregando toda la interfaz y toda la tecnología para que pueda ser parte de una estación de cirugía. Pero una estación de cirugía no solo abarca el brazo, sino también un sistema de cámaras, toda la comunicación remota, la retroalimentación con el ‘joystick’. Son muchas tecnologías que se están juntando.

La promesa de Mark Zuckerberg para 2030: un dispositivo que permitirá “teletransportarse”

— ¿Cuál considera que ha sido la parte más complicada del proyecto?

Lo más difícil quizá fue la parte del control utilizando el sistema de cámaras. Eso nos tomó un poco más de tiempo. A veces, la imagen llegaba a la estación con cierta tardanza. El robot posee una pequeña cámara, pero también tenemos cámaras externas que se colocan en la zona donde la máquina realizará su trabajo. Gracias a esto, el cirujano tiene una visión amplia, puede inclusive seleccionar cualquiera de las cámaras para tener distintas perspectivas.

— Pronto finalizarán la primera etapa de trabajo. ¿En qué consistirá la siguiente?

El año pasado, obtuvimos un nuevo financiamiento para la segunda etapa. Los robots de cirugías generalmente están conformados por tres brazos robóticos. Con el segundo financiamiento, podremos contar con dos brazos. La idea es tener una estación con tres brazos.

— ¿Cuáles son los desafíos de trabajar con dos brazos robóticos?

Como vamos a trabajar con dos brazos, ambos deben comunicarse entre sí para evitar colisiones o posibles fallas. Ahora vienen las labores en torno a robótica cooperativa. Creo que será la parte más complicada de esta nueva etapa. Estamos adquiriendo una computadora de alto rendimiento porque la información que vamos a manejar será muy grande.

VIDEO RELACIONADO

LE PUEDE INTERESAR