El uso de dispositivos electrónicos se ha popularizado mucho entre fumadores. Pero la muerte de algunos usuarios, hace pocas semanas, los ha puesto en la mira.  (Foto: REUTERS)
El uso de dispositivos electrónicos se ha popularizado mucho entre fumadores. Pero la muerte de algunos usuarios, hace pocas semanas, los ha puesto en la mira. (Foto: REUTERS)
Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Su nombre es Brad Rodu. Es profesor de medicina en la Universidad de Louisville en Kentucky (EE.UU.) y también es científico principal del Centro de Cáncer James Graham Brown. Aunque se especializó en odontología y patología oral, ha centrado gran parte de su investigación en la reducción del daño del tabaco.

Sí. El doctor Rodu hace estudios sobre cómo los productos de tabaco sin humo pueden ser más seguros para los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar. El investigador estuvo en Lima para participar en un seminario sobre la reducción del daño en tabaquismo y conversó con El Comercio sobre la labor de un científico desde el lado de la industria. Ojo: el doctor dejó en claro que su trabajo es independiente, que no ha recibido dinero de las tabacaleras y que, quienes tengan alguna duda, pueden revisar el origen de los financiamientos que consigue.

El doctor Rodu hace estudios sobre cómo los productos de tabaco sin humo pueden ser más seguros para los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar. (Foto: Archivo personal)
El doctor Rodu hace estudios sobre cómo los productos de tabaco sin humo pueden ser más seguros para los fumadores que no pueden o no quieren dejar de fumar. (Foto: Archivo personal)

— ¿LOS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS SON REALMENTE UNA ALTERNATIVA PARA QUIEN QUIERE DEJAR DE FUMAR?

Sí. Los cigarrillos con combustión de tabaco, que permiten inhalar humo, son malos porque el consumidor se expone a otros 7.000 compuestos químicos, además de la nicotina. En contraste, los entregan nicotina pero junto a un número muy reducido de otras sustancias y casi ninguno de los químicos tóxico.

— ¿POR QUÉ PARECE QUE EN EE.UU. ES PELIGROSO USAR CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS?

Allá los usan desde hace 10 años. Hay entre 10 y 15 millones de usuarios fumadores y exfumadores sin daños pulmonares. Estas lesiones se han presentado en los últimos tres meses y en la mayoría han estado vinculadas con el consumo de marihuana (THC), que es ilegal casi en todos lados. Estamos seguros de que estas lesiones no son por el uso de cigarrillos electrónicos. Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) este tipo de dispositivos han causado, hasta el momento en ese país, 33 muertes. El número de muertes por el cigarrillo convencional es de 360.000. Todas las muertes son trágicas, pero el foco del problema debe ser entendido, pues se reduce dramáticamente el número de fallecimientos. El Royal College de Médicos y Cirujanos de EE.UU. hizo un estudio donde señala que los son 95% menos dañinos que los tradicionales.

— ¿CÓMO MANEJA UN INVESTIGADOR EL TEMA ÉTICO DE REALIZAR ESTUDIOS FINANCIADOS, EN ESTE CASO, POR LA INDUSTRIA TABACALERA?

Una de las maneras de lidiar con ese problema es ser transparente con los resultados. Cualquiera puede reproducir los experimentos y decidir si considerarlos válidos o no. Toda la ciencia debe ser abierta a la validación o a la crítica. Una empresa solicitó lanzar un nuevo producto de tabaco, que lo calienta pero no lo quema, y presentó una gran cantidad de investigaciones, dirigidas por la compañía. La FDA revisó los estudios y decidió validarlos y aprobó el producto para la venta. Entiendo el escepticismo de que una investigación venga de las tabacaleras. Las empresas no deben ser tratadas como el diablo, sino como entidades reguladas. Pero hay que recordar que estas investigaciones también pueden ser impulsadas por las agencias federales.

— ¿SE DEBEN SEGUIR INVESTIGANDO LOS OTROS COMPONENTES DE LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS?

Claro. La nicotina no causa ninguna enfermedad que mate a los fumadores. Los suecos consumen tabaco como ‘snus’, de manera oral, sin efectos secundarios. Los otros agentes son la glicerina y el propilenglicol que son seguros porque están en otros productos que consumimos habitualmente, aunque no sabemos cómo afectarán a largo plazo. Nadie puede decir todavía que los cigarrillos electrónicos son completamente seguros. Necesitaremos otros 30 años de observación para tener datos de los usuarios exclusivos de , pues hoy tenemos a muchos exfumadores que vienen con otros problemas a cuestas.